Última hora

Última hora

Rusia y Georgia, una guerra relámpago que ha dejado heridas abiertas

Leyendo ahora:

Rusia y Georgia, una guerra relámpago que ha dejado heridas abiertas

Tamaño de texto Aa Aa

Tras varios meses de incidentes, la guerra entre Georgia y Rusia estalló la noche del siete al ocho de agosto de 2008 en la región separatista de Osetia de Sur. Cada país culpa al otro de haber desenterrado el hacha de guerra.

Cinco días de conflicto bélico entre Moscú y la ex república soviética, ya resquebrajada antes de 1991, en el que ambos países pretendían medir sus fuerzas sobre las regiones separatistas prorusas en territorio georgiano, Osetia del Sur y Abjazia. Una guerra relámpago en la que murieron casi 400 civiles y más de 100.000 fueron desplazados. 30.000 georgianos de Osetia de Sur viven aún hoy en campos de refugiados como algunos situados a las afueras de Tiflis. La intervención de la comunidad internacional calmó los ánimos bélicos. La Unión Europea, que arropó a Saakashvili calificando la ofensiva rusa de “desproporcionada”, envió decenas de observadores internacionales que aún hoy velan por la paz en esta zona.