Última hora

Última hora

El picnic que agrieto el Telón de Acero

Leyendo ahora:

El picnic que agrieto el Telón de Acero

Tamaño de texto Aa Aa

Algunos lugares simbolizan una ruptura en la historia; es el caso de este monumento de la libertad en la localidad húngara de Sopron, en la frontera con Austria.

Aquí se retiró la primera piedra del Muro de Berlín, retomando las palabras del ex canciller alemán Helmut Kohl. El 19 de agosto de 1989, a las 14:57 exactamente, 600 alemanes del Este que habían acudido a un picnic paneuropeo organizado por la oposición húngara, franquean la frontera para pasar a la Alemania occidental: una primera grieta en el Telón de Acero que llevaría a la caída del Muro y al desplome del bloque comunista. Dietmar Poguntke, residente en Berlín vivió esa época en primera persona: “Pasé através de este agujero y al otro lado había un austríaco que me dijo: “Bienvenido a la libertad” con un trozo de alambrada de espinos en la mano como si fuese una rosa” Seiscientas personas en estado de shock, incrédulas, locas de alegría, atraviesan la frontera antes de que las verjas vuelvan a cerrarse tres horas después. “Lo que ví cuando llegué al otro lado relata uno de los presentes era increible. Había gente que siguió corriendo incluso después de pisar territorio austríaco por puro pánico… otra gente paso la frontera y se sentó en el suelo, unos lloraban, otros reían…había todo un elenco de emociones” Todo comenzó en mayo, cuando Budapest rompe con la política de aislamiento hacia Occidente y ordena el desmantelamiento de los 246 kilómetros de alambradas de espinos en la frontera austríaca. La noticia se expande entre los ciudadanos de la RDA, que viajan masivamente a Hungría durante las vacaciones. En cuestión de días, cientos de ellos habían acampado en los parques públicos frente a la embajada de Alemania occidental o en los campos de refugiados que había abierto Hungría. La oposición, el Foro Democrático Húngaro, idea entonces un picnic paneuropeo en pleno centro del telón de Acero, en la frontera austro-húngara. Lo que sucede a continuación es de sobra conocido: se produce el primer éxodo masivo de alemanes del Este desde la construcción del Muro de Berlín en 1961. La oleada siguiente es igualmente impresionante: el 11 de septiembre de 1989, 50.000 personas atraviesan la frontera abierta por las autoridades húngaras. Menos de dos meses después, cae el Muro de la Verguenza