Última hora

Última hora

Adiós al último representante de la realeza estadounidense

Leyendo ahora:

Adiós al último representante de la realeza estadounidense

Tamaño de texto Aa Aa

Era la realeza estadounidense; esta foto del clan en los años 20 simboliza el inicio de una saga que va a marcar el siglo.

La tribu entra en la leyenda en 1961, cuando John Fitzgerald Kennedy, el segundo hijo se convierte en presidente de Estados Unidos a los 43 años. La belleza, la juventud, el carisma y la modernidad desembarcan en la Casa Blanca. Su mujer, Jacky y sus hijos conquistan dentro y fuera de las fronteras estadounidenses. Pero el 22 de Noviembre de 1963, JFK es asesinado en Dallas. La onda expansiva de su muerte sobrepasa con mucho las fronteras del país. Las imágenes de la multitud llorosa y de sus hijos en el funeral forman parte de la historia. En primera fila Ted, arropado por su familia al completo. Adam Clymer, biógrafo de Edward Kennedy: “Estaba muy unido a sus hermanos. Para empezar a Jack, que era su padrino. Estaba presidiendo una sesión en el Senado cuando llegaron las noticias de Dallas. Se quedó en estado de choc.” Edward, más conocido por su diminutivo, Ted, era el menor de los varones de la familia. El primogénito murió en la guerra en 1944, de ahí los vínculos especiales que tejieron John, Robert y Ted. Cuando John fue asesinado Ted tenía 31 años. Cuando Robert decidió presentarse a las presidenciales, Ted siempre temió lo peor. “Le preocupaba afirma Clymer que Robert se presentase a las presidenciales porque temía que le asesinaran. Y cuando le mataron, cayó en una profunda depresión. Es la manera más sencilla de describir su estado…tardó varios meses en volver a pisar el Senado” Aunque no pudo aspirar a la presidencia como sus hermanos por un turbio escándalo, Ted seguía representando el mito Kennedy. Con su muerte, se cierra un capítulo de la América que hacía soñar. “Es el final de la era Kennedy-asevera Clymer- No creo que se trate del final de una era desde el punto de vista del Partido Demócrata ni de los valores que representa. Pero se puede decir que es el final de una saga” Es en todo caso el final de una época, el final de la primera generación de una dinastía marcada por el éxito y las tragedias. Aunque Carolina, hija mayor de John y su única heredera directa tras la muerte de su hermano John John hace 10 años, no esconde sus ambiciones políticas.