Última hora

Última hora

La mano de la especulación tras los incendios griegos

Leyendo ahora:

La mano de la especulación tras los incendios griegos

Tamaño de texto Aa Aa

Los bosques griegos son sagrados. La constitución no permite construir en ellos, salvo que previamente se hayan quemado como ha pasado esta semana cerca de Atenas.

Los promotores inmobiliarios están al acecho y se apresuran en levantar en las cenizas aún calientes viviendas ilegales. “Basta con conocer el paño, sabemos cuándo va a haber un incendio. Vamos y nos hacemos con las tierras antes de que replanten los árboles”, explica sin pudor un constructor griego Las llamas han puesto en bandeja a los promotores 213 millones de kilómetros cuadrados de terreno listo para especular. La historia se repite año tras año. El gobierno griego es condescendiente con los ávidos constructores a pesar de las quejas de la oposición. “Jamás hemos visto en Grecia que se hayan demolido estas construcciones ilegales”, se lamenta un diputado socialista señalando varias de esas casas. Hay centenas. Algunas se construyeron tras los incendios del año pasado y siguen en pie. “Mil millones metros cuadrados de terreno rústico no tienen valor, pero si en ellos se pueden construir seiscientas o ochocientas viviendas se revaloriza”, cuenta el mismo diputado del PASOK. Para algunos afectados, la especulación inmobiliaria proviene directamente de las altas esferas del Estado. En las afueras de Atenas las casas ilegales sustituirán a los pinos.