Última hora

Última hora

Bibi ante el dilema

Leyendo ahora:

Bibi ante el dilema

Tamaño de texto Aa Aa

El frente internacional que comenzó en mayo con Obama y prosiguió ayer en Londres con el enviado estadounidense George Mitchell y con el primer ministro británico no ha llevado al primer ministro israelí a comprometerse a detener total y definitivamente la expansión de las colonias, condición indispensable para reanudar el proceso de paz con los palestinos.

La disputa ha llevado a una inusual fisura en las relaciones del estado judío con Washington, su aliado tradicional. Estadounidenses y europeos intentan ahora impulsar una reunión entre los líderes de ambos campos durante la Asamblea General de la ONU en septiembre. Ayer, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, intentaba por su parte lograr un compromiso del primer ministro israelí. “Deseo que la reunión entre el primer ministro israelí y el enviado del presidente estadounidense desemboque en algo…¿en qué? todo el mundo sabe perfectamente la amistad que siento por Israel, pero, y lo digo como lo pienso, quiero que desemboque en la detención total y completa de la colonización” Una delegación internacional de personalidades como el ex presidente estadounidense Jimmy Carter o el Nobel de la Paz Desmund Tutu acudió ayer a Jerusalén para apoyar la reanudación del proceso de paz. Les recibió un Simon Peres más bien evasivo: “Ayer dijo escuché atentamente al señor Netanyahu cuando dijo que los palestinos tenían que reconocer Israel como Estado hebreo, pero también añadió que entonces Israel reconocería palestina como Estado árabe. La solución de Naciones Unidas en 1947 era la de dos Estados, uno árabe y otro judío”

Pero el problema israelí es esencialmente de orden interno; el contencioso de las colonias podría abrir una brecha en el gobierno de coalición entre los laboristas, al frente del ministerio de Defensa y la extrema derecha, que se ocupa de Exteriores y se muestra inflexible frente a la presión internacional.

Daniel Ayalon, viceministro de Exteriores Israelí: “Ni las fechas impuestas ni los plazos arbitrarios van a funcionar. Esto no es serio. Lo que hará viable un Estado palestino es el final del conflicto, el final de las reclamaciones palestinas” Los laboristas exigen desde hace semanas que el gobierno expulse a los habitantes de 23 colonias ilegales en Cisjordania, una decisión que se ha venido retrasando desde hace 8 años y que muestra lo sensible de este asunto, tan importante para la comunidad internacional como para la estabilidad política israelí.