Última hora

Última hora

La cárcel al descubierto

Leyendo ahora:

La cárcel al descubierto

Tamaño de texto Aa Aa

Seis años de prisión es demasiada condena para “Un profeta”, la última película del francés Jacques Audiard, gran premio del jurado en Cannes.

Pero cuando uno está entre rejas, como el mafioso en prácticas que protagoniza el joven Tahar Rahim, la única recompensa es la escasa intimidad de una celda. “Lo que me interesaba analizar era la prisión como metáfora de la vida de la sociedad, en el exterior y en el interior, porque en un momento dado se trata de lo mismo. Por eso lo que uno puede aprender en el interior, le servirá en el exterior”, en opinión de su director, Jacques Audiard. “Si nos referimos a la moral no puedo decir si este tipo es bueno y este otro es malo. Aunque si diré que él escribe su destino por defecto, es decir, no toma decisiones pese a que tiene esa capacidad de aprender de cada cosa que le sucede, de cada experiencia”, explica el protagonista Tahar Rahim. Es una historia dura, intensa la poderosa mafia corsa desde fuera y desde dentro, donde recluta a un muchacho árabe para controlar la prisión y sus miserias. Las peleas, las violaciones, y la muerte. “Un profeta” va ya camino del Festival de Toronto mientras se distribuye por las salas europeas. El protagonista de nuestra segunda historia es Sami, un muchacho de catorce años, y que vive feliz en Châlon, cerca de París. Un buen día se traslada a Neuilly-sûr-Seine, el pueblo de los ricos porque su tía se ha casado con un heredero francés, un conservador, fanático del presidente Sarkozy. Dos semanas en la cartelera, un millón de espectadores. “Francamente es muy buena, y bien divertida”; “Me he reído como un loco”; “Es una película… pero como si fuera política” “Mire, yo a carcajada limpia, ahora el Elíseo no sé como acepta semejante cosa”, nos cuentan algunos parisinos. Sami tiene que compartir sus secretos y su vida con su primo Charles, lleno de prejuicios, un racista, obsesionado con ser un día el presidente de Francia. Toda una declaración de principios de su director, Gabriel Julien-Lafferrière.