Última hora

Última hora

Adiós a las bombillas tradicionales

Leyendo ahora:

Adiós a las bombillas tradicionales

Tamaño de texto Aa Aa

Las bombillas tradicionales de 100 vatios ya han sido retiradas del mercado. Es sólo el principio del fin de las bombillas incandescentes. Bruselas pretende hacer desaparecer también las de 75, 60, 40 y 25 vatios en los próximos tres años. Serán sustituidas por las de bajo consumo.

La directora de la Oficina Europea de las Asociaciones de Consumidores explica sus ventajas: “Las bombillas de nueva generación consumen menos energía, por lo que se reduce el impacto medioambiental. Además se compran menos porque duran más, con lo que se ahorra casi un 80% en la factura eléctrica con las nuevas bombillas”. Pero no todos los europeos las miran con buenos ojos. Aunque algunos piensan que era el momento de cambiarlas, otros aún se aferran a las tradicionales. “Ya era hora para cambiar esta vieja tecnología”, dice un hombre. “No me gusta, no me gusta la luz blanca y fría que da en el salón”, dice otro. “Mi mujer está desesperada porque no encuentra bombillas con las que ajustar la pantalla de la lámpara” se queja un ciudadano. Aunque han sido retiradas de la circulación todavía se encontrarán en los comercios, que pueden vender las que aún tengan en sus almacenes hasta agotar existencias. Su desaparición podría llevar meses. “Desde el uno de septiembre no podemos importar ni producir más bombillas antiguas, pero podemos vender las que aún tenemos en los almacenes”, dice un comerciante. Con las nuevas bombillas eficientes la Unión Europea calcula que la economía ahorrará, cada año, entre cinco y diez millones de euros. Para las familias supondrá un ahorro de cerca de 170 euros anuales.