Última hora

Última hora

Ceremonia por los "niños" británicos evacuados al comienzo de la II Guerra Mundial

Leyendo ahora:

Ceremonia por los "niños" británicos evacuados al comienzo de la II Guerra Mundial

Tamaño de texto Aa Aa

Con el comienzo de la II Guerra Mundial, tres millones de personas fueron evacuadas de las ciudades británicas más importantes, comenzando por Londres, en el mayor movimiento migratorio interno de la historia del Reino Unido. A los niños se les envió al campo, con una etiqueta al cuello donde decía de dónde venían y cuál era su destino. Todo, para salvarles de los bombardeos. Hoy los entonces niños han acudido a una ceremonia en la catedral San Paul. Una mujer explica que ella fue evacuada en 1939 “con este oso de peluche” que su padre le compró para consolarla por la separación y que se lo ha traído también hoy.

Otro británico, ahora un rostro conocido de la televisión, dice que fue “una experiencia terrible porque el tiempo, cuando eres niño, pasa de forma diferente. Recuerdo que cuando llevaba fuera de mi casa lo que para mí habían sido tres o cuatro años pregunté a los adultos y en realidad habían pasado sólo seis semanas. La Operación Pied Piper, iniciada el 1 de septiembre de 1939, supuso el desplazamiento de más de un millón de esos niños en edad escolar. Y siguieron otras evacuaciones. El Gobierno británico los metió en trenes, hacia zonas rurales donde vivían parientes o familias que se habían ofrecido voluntarias para acogerles. Aún así, se calcula que una de cada diez víctimas de las bombas nazis sobre objetivos civiles fue un menor. Por eso hoy los supervivientes de esa generación de niños ingleses, los que vivieron en su piel la última gran guerra alejados de sus familias, cantan con aires patrióticos juntos: porque no todo tiempo pasado fue mejor.