Última hora

Última hora

Molotov-Ribbentrop: los meandros de un pacto secreto

Leyendo ahora:

Molotov-Ribbentrop: los meandros de un pacto secreto

Tamaño de texto Aa Aa

Uno de septiembre de 1939 a las 4:45: el buque de guerra alemán Schleswig-Holstein bombardea la guarnición polaca de Westerplatte. La Alemania nazi lanza la invasión de Polonia sin declaración de guerra previa. Y sin embargo la historia retiene esta nueva agresión de Hitler como el detonante definitivo de la Segunda Guerra Mundial.

El futuro de Polonia había sido sellado pocas semanas antes, el 23 de agosto de 1939, cuando Alemania y Rusia firman un tratado de no agresión. El llamado pacto de Molotov-Ribbentrop, apellidos de los entonces ministros de Exteriores de los dos países, es también un acuerdo secreto sobre el reparto de la Europa del Este entre los dos signatarios. El 17 de septiembre de 1939 Polonia queda dividida. El Ejército Rojo invade la parte oriental del país. Según uno de los protocolos del tratado, alemanes y soviéticos, se comprometían a acabar con toda tentativa de resistencia polaca en sus zonas de ocupación. Las exacciones cometidas por las dos partes fueron silenciadas durante mucho tiempo. La masacre de Katyn, encaminada a aniquilar a la élite dirigente polaca sigue siendo un ejemplo de manipulación histórica. En 1940, la NKVD, departamento soviético de asuntos internos, aniquila a más de 20 mil oficiales de reserva polacos por orden de Stalin. Descubierto en 1943 por los nazis, la Unión Soviética atribuyó el crimen a los alemanes hasta que en 1989 Gorbachov admite la responsabilidad de Moscú. Pero Varsovia sigue esperando la rehabilitación de los oficiales masacrados. En 2004, las conclusiones de la investigación rusa sobre Katyn fueron clasificadas secretas.

Según el nieto de Vyacheslav Molotov, su abuelo siempre defendió la conveniencia del pacto germano soviético:

“No estaba de acuerdo en absoluto con las purgas recuerda Decía que los líderes soviéticos habían cometido muchos errores que habían costado muchas vidas. Pero Molotov nunca se arrepintió del pacto Molotov-Ribbentrop”

El pacto Molotov-Ribbentrop provoca la anexión de los países Bálticos a la URSS en 1940. Lituania, Letonia y Estonia tardan medio siglo en recuperar su independencia.