Última hora

Última hora

Munición para la campaña electoral alemana

Leyendo ahora:

Munición para la campaña electoral alemana

Tamaño de texto Aa Aa

A menos de tres semanas para los comicios legislativos, el bombardeo de la OTAN en Afganistán, ordenado por un oficial germano, podría pasar factura al partido de la canciller Angela Merkel. Sus socios en la gran coalición, los socialdemócratas, hurgan en la herida y piden una fecha para la retirada de tropas.

Hoy toda la prensa se hacía hecho eco del ataque en el que han muerto noventa personas, entre ellos civiles. Esto no ha hecho más que aumentar la indignación de la opinión pública y la oposición, contrarios a la intervención alemana en Afganistán. Berlín como otros muchos países vendió la participación en Afganistán como una misión humanitaria y logística, pero lo cierto es que sus tropas se ven involucradas a menudo en situaciones de combate como las de ayer. Desde el Partido de los Verdes alemán juzgan inaceptable la actuación de su gobierno ante el incidente, criticado por el resto de aliados. “Es significante que la OTAN critique la poca voluntad del gobierno para aclarar la situación, deben poner toda la información sobre la mesa”, ha dicho Claudia Roth, una de las líderes del partido. El ministro de defensa alemán se defendió ayer de las multiples acusaciones aduciendo razones de seguridad. “Los talibanes con dos camiones cisterna y a cinco kilómetros de nuestra base sin duda representan un peligro”, aeguró. Hoy en represalia un ataque suicida contra las tropas alemanas han dejado cinco heridos.