Última hora

Última hora

Críticas internacionales por el último error de la OTAN en Afganistán

Leyendo ahora:

Críticas internacionales por el último error de la OTAN en Afganistán

Tamaño de texto Aa Aa

El ataque que lanzó el viernes la OTAN en el norte de Afganistán contra supuestos grupos de talibanes sigue generando polémica.

El bombardeo de dos camiones cisterna ordenado por un comandante alemán destacado en Kunduz ha suscitado declaraciones contradictorias sobre el número de víctimas, la presencia de civiles entre los muertos y la conveniencia de la operación. Pero sobre todo, ha desatado las críticas internacionales. El ministerio alemán de Defensa, que hoy ha reconocido que el número de víctimas podría rondar el centenar y la posibilidad de que hubiera civiles, ha lamentado las críticas vertidas contra la operación por otros países aliados, que considera precipitadas. Ayer, la canciller alemana, Angela Merkel, anunció en una reunión con el premier británico, Gordon Brown en Berlín, que antes de fin de año habrá una conferencia internacional para definir las etapas del futuro de Afganistán. Brown explicó que la conferencia deberá abordar temas como el paulatino traspaso de las competencias en materia de seguridad a las nuevas autoridades afganas. Angela Merkel por su parte, destacó que la reunión debería servir para marcar metas y plazos vinculantes para que Afganistán pueda dotarse de una estructura de seguridad propia para que la misión internacional desplegada en el país asiático pueda ir reduciendo en paralelo el número de efectivos Sobre el bombardeo del viernes, Merkel pidió prudencia hasta que finalice la investigación oficial sobre lo sucedido que realizan expertos de la OTAN. El ataque del viernes fue el primero en el que las tropas occidentales han sido acusadas de matar civiles después de que General estadounidense Stanley Mc Chrystal asumiese el mando de la fuerza internacional el pasado junio. El creciente número de víctimas está haciendo que en muchos países europeos Afganistán pase a ser un asunto de política interior, sobre todo para Merkel y Brown que tienen una cita electoral a la vuelta de la esquina. En Alemania, el bombardeo de Kunduz ha dado nuevos argumentos a los detractores del compromiso militar en Afganistán, mayoritarios en el país.