Última hora

Última hora

Obama defiende hoy en el capitolio la reforma sanitaria

Leyendo ahora:

Obama defiende hoy en el capitolio la reforma sanitaria

Tamaño de texto Aa Aa

Sus defensores consideran que es de sentido común ampliar la cobertura médica a los 47 millones de ciudadanos sin protección.

Sus detractores, que la norma es la antesala para convertir Estados Unidos en un régimen socialista. Barack Obama defiende hoy la polémica reforma sanitaria ante el Congreso en una intervención televisada en directo por las grandes cadenas nacionales, que puede marcar la legislatura. El presidente se juega mucho en el Capitolio, como explica Carroll Doherty, analista político del PEW Research Center: “Creo que ésto es muy importante para su presidencia. Sería exagerado decir que será decisivo, pero ciertamente es un punto importante porque está en juego mucho de su prestigio y su crédito político en éste asunto”. El histórico apoyo popular con el que contaba Obama al comenzar su mandato se ha visto dañado según se caldeaba el debate. Ahora el presidente bajo el lema “la reforma sanitaria no puede esperar” lanza una ofensiva de comunicación: “El Congreso y el país han debatido vigorosamente durante muchos meses sobre el asunto. Mucho tiempo. El debate ha sido bueno y eso es importante, porque esto hay que hacerlo bien. Pero todo debate tiene un final. En algún momento hay que decidir. En algún punto es el momento de actuar” decía Obama durante un discurso en Ohio. La ampliación de la cobertura médica a los estadounidenses con menos recursos es una de las prioridades de la presidencia de Obama Actualmente 46 millones de estadounidenses no tienen seguro médico y 25 millones tienen un seguro insuficiente. El Estado sólo se ocupa de los más desfavorecidos a través de los planes Medicare y Medicaid. La reforma sanitaria costaría más de 700.000 millones de euros en diez años al maltrecho presupuesto federal, además para crear un sistema de protección colectiva, algo que no suena bien en el país del indiviudalismo . Los lobbies farmacéuticos y de los seguros han participado activamente en la campaña de descrédito de la propuesta.