Última hora

Última hora

Debate sanitario abierto en EEUU

Leyendo ahora:

Debate sanitario abierto en EEUU

Tamaño de texto Aa Aa

La reforma del sistema sanitario ha dividido a Estados Unidos. Pero Barack Obama está decidido a sacarla adelante. Esta iniciativa, uno de los ejes de su presidencia, busca establecer la cobertura médica universal, con una opción intermedia entre las pólizas pagadas con altísimas cuotas mensuales, inaccesibles para muchos, y las ayudas sanitarias destinadas a los colectivos más desfavorecidos.

“Sé que el movimiento políticamente más seguro sería aplazar la decisión un año más, o unas elecciones más, una legislatura más. Pero eso no es lo que exige el momento actual. No es eso lo que hemos venido a hacer. No vinimos para tener miedo al futuro sino para construirlo. Creo que podemos actuar incluso cuando es duro”, afirmaba Obama. Sus detractores echaron de menos en el discurso del presidente ante las dos cámaras, detalles concretos sobre cómo se financiará la reforma. Los republicanos ya han echado sus cálculos. “Leí la propuesta de ley que presentaron los demócratas en julio. Crea 53 nuevas burocracias diferentes, añade cientos de miles de millones de dólares a nuestra deuda pública y aumenta los impuestos sobre aquéllos que crean empleo en 600.000 millones de dólares. En cambio, recorta las ayudas Medicare en 500.000. Al mismo tiempo, no hace nada para ayudar a nuestros mayores”, lamentaba el republicano Charles Boustany. Obama, en cambio, asegura que 46 millones de ciudadanos que ahora mismo no tienen seguro estarán cubiertos. Quiere ser él quien efectúe esa reforma que se les ha resistido a muchos de sus predecesores desde Roosevelt. El último en intentarlo, con un alto precio político, fue Bill Clinton.