Última hora

Última hora

La energía nuclear contamina la campaña electoral alemana

Leyendo ahora:

La energía nuclear contamina la campaña electoral alemana

Tamaño de texto Aa Aa

En el punto de mira un escándalo relativo a un informe sobre la seguridad de la mina de sal de Gorleben, destinada a almacenar residuos nucleares elaborado cuando el jefe histórico de la CDU, Helmut Kohl, era canciller.

En 1983, su ministro de Investigación había pedido en esta carta a la Agencia Federal, encargada de evaluar la seguridad del cementerio nuclear, que falsease sus conclusiones. Estas señalaban presuntamente el riesgo de fugas radiactivas hacia la capa freática y hasta de inundación de las instalaciones de Gorleben. El periódico de Munich, Süddeutsche Zeitung, reveló esta semana la manipulación, en plena campaña electoral para las legislativas del 27 de diciembre. Ayer, el ministro de Medioambiente, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, echaba leña al fuego: “Necesitamos abrir una investigación totalmente abierta y transparente, y no esta diplomacia del ratón y el gato, de secretismo que se ha venido aplicando a Gorleben en el pasado” Respuesta de Heinz Riesenhuber, ministro de Investigación en 1983: “No se si el informe ha sido alterado porque no lo he visto nunca, ni cuando empezaron a elaborarlo ni cuando lo estaban acabando y no es un asunto que me concierna. Los ministerios funcionan así: confiamos en la gente que hace el trabajo” Desde el círculo de Angela Merkel se ha criticado el momento elegido para hacer esas revelaciones sobre archivos de Gorleben que datan de los años 80, pero se han comprometido a investigarlos. El escándalo llega además en unos momentos en que los cristianodemócratas proponen prolongar la vida útil de las 17 centrales nucleares alemanas, cuyo cierre está previsto para 2020. Pero en la calle el eslógan de los 80 “Nuclear, no, gracias” ha vuelto con fuerza. Sólo el 7% de los alemanes consideran la energía nuclear como una solución.