Última hora

Última hora

Alemania: CDU vs. SPD. Dos partidos, dos programas

Leyendo ahora:

Alemania: CDU vs. SPD. Dos partidos, dos programas

Tamaño de texto Aa Aa

“Nosotros tenemos la fuerza”. Esto es lo que dicen los carteles de la CDU y los del SPD, por cierto, una nueva versión del “Yes we can” de Barak Obama.

El mismo concepto, como si el programa electoral de ambos partidos no se diferenciara demasiado. Durante cuatro años, las dos formaciones han encontrado un punto intermedio en el centro para gobernar juntas. Sin embargo, durante la campaña se han esmerado en marcar sus diferencias: los socialdemócratas se vuelcan en los trabajadores, los conservadores en la familia. “En cierto sentido, los conservadores alemanes se han vuelto más conservadores, incluso más cautos”, comenta un analista. “Gobernar junto al SPD y pegarse mucho al centro ha mantenido su popularidad. Y eso les anima a ser aún más conservadores. El SPD, de alguna manera se ha hecho más izquierdista, se centra más en temas importantes como el sistema financiero y la protección de los trabajadores”. Es decir, la protección del empleo. A pesar de los pronósticos que auguran cuatro millones de parados de aquí a fin de año, y cinco millones en 2011, Frank Walter Steinmeier ha prometido la creación de cuatro millones de empleos en los próximos diez años. Y, sobre todo, la introducción de un salario mínimo, algo que Angela Merkel rechaza de plano. Pero es en materia fiscal donde ambos programas se distancian más. Para las capas sociales con menos recursos, la CDU propone bajar la tasa impositiva del catorce al doce por ciento. Mientras que los socialdemócratas proponen reducirla al diez por ciento. Correcciones mínimas por parte de los conservadores respecto a los más ricos: la tasa máxima sería de un 42 por ciento, y se aplicaría a partir de unos ingresos de sesenta mil euros anuales, frente a los 52.500 actuales. El SPD propone un aumento impositivo del 45 al 47 por ciento para aquellos que ganen más de 125 mil euros anuales. Y, sobre todo, gravar las transacciones bursátiles. En materia medioambiental, el SPD quiere respetar el plazo de 2020 para el abandono de la energía nuclear. Los conservadores prefieren retrasar esa fecha y construir centrales de nueva generación, aunque también hablan de aumentar la producción de energía eólica. En política exterior, la CDU aspira a reforzar sus lazos con Washington. El compromiso de las tropas alemanas en Afganistán está fuera de toda duda, aunque Merkel preferiría centrarse en la reconstrucción civil más que en la campaña militar. Steinmeier reconoce que la retirada sólo podrá plantearse a lo largo del próximo decenio.