Última hora

Última hora

No hay palabras para tanto horror

Leyendo ahora:

No hay palabras para tanto horror

Tamaño de texto Aa Aa

Al menos 1.100 personas han fallecido en Indonesia a consecuencia del terremoto que asoló el miércoles parte de la isla de Sumatra.

Cadáveres en los hospitales y familiares de los miles de desaparecidos que se aferran a un trozo de papel, a una lista con nombres y apellidos de sus seres queridos, las víctimas de la tragedia. Los equipos de rescate siguen encontrando supervivientes entre los restos de los más de 2.600 edificios, la mayoría viviendas, reducidos solo a escombros. Las réplicas en la zona se suceden y cada temblor de tierra provoca aún más problemas en Padang, la ciudad más próxima al epicentro, con 900.000 habitantes. Algunos de sus residentes prefieren dormir a la intemperie porque temen que la tierra tiemble de nuevo. Otros pasan las noches en los colegios y edificios públicos habilitados como refugio. El combustible escasea, no hay luz, ni agua potable, además ha llovido en estas últimas horas. “Tenemos frío, los mosquitos pican y nuestras ropas están mojadas, es una situación penosa para los chicos”, nos cuenta esta madre de familia. El Gobierno ha destinado una partida de casi 18 millones de euros para la emergencia. Especialistas llegados de Australia, Japón y Corea del Sur, están la zona, intentan salvar más vidas.