Última hora

Última hora

E Irlanda dijo "Sí", quiero

Leyendo ahora:

E Irlanda dijo "Sí", quiero

Tamaño de texto Aa Aa

Era uno de los hijos díscolos, pero quince meses y una crísis económica han llevado a los irlandeses a cambiar de opinión. Ahora es el hijo pródigo.

Su “Sí” al Tratado de Lisboa da un empujón vital al proyecto europeo y en Bruselas ya comienzan a preguntarse quién será el primer presidente de los 27. “Veo el ‘Sí’ como un signo de confianza del pueblo irlandés en la Unión Europea, como un signo de su deseo de formar parte del corazón de la Unión Europea. Como un signo de que Irlanda reconoce la actuación que la Unión Europea ha tenido durante la crisis”. Pero al Tratado de Lisboa aún le quedan dos frentes abiertos. Uno está en Polonia, aunque el más peligroso es el de la República Checa. Allí el texto europeo está ante el Tribunal Constitucional. “No son los polacos y los checos, es el presidente de Polonia y el presidente de la República Checa” dice la eurodiputada liberal Sophia in’t Veld. “Hay una gran diferencia porque en ambos casos sus parlamentos han ratificado el Tratado de Lisboa así que estos dos individuos deben aceptar su responsabilidad. Espero que reconozcan que los 27 han tomado una decisión democrática y que bloquearla no es democrático. Deben aceptar que los Europeos quieren una Europa más fuerte”. Pero los problemas no terminan aquí. Si el euroescéptico presidente checo Vaclav Klaus retrasa lo suficiente la ratificación del tratado daría tiempo al británico David Cameron, también euroescéptico, para que gane la elecciones en el Reino Unido y organice otro peligroso refedendum. En pocas palabras: el tiempo apremia en Bruselas.