Última hora

Última hora

Unas tres mil personas podrían haber muerto en Sumatra

Leyendo ahora:

Unas tres mil personas podrían haber muerto en Sumatra

Unas tres mil personas podrían haber muerto en Sumatra
Tamaño de texto Aa Aa

Cinco días después del seísmo que azotó el oeste de la isla indonesia de Sumatra, los equipos de rescate han suspendido la búsqueda de supervivientes. Ahora la prioridad de los grupos de socorro será recuperar los cuerpos de las víctimas, ya en descomposición, para prevenir el riesgo de epidemias así como hacer llegar ayuda humanitaria a los damnificados.

Un equipo de expertos de la Unión Europea se encuentra sobre el terreno para evaluar la magnitud del desastre. Uno de ellos explica: “después de cuatro o cinco días es muy difícil encontrar supervivientes. Ahora empieza la fase en la que la población tendrá que adaptarse a las nuevas condiciones de vida sobre todo en lo que se refiere al agua, la atención médica y, por supuesto, un lugar donde vivir”. Se estima que unas 3,000 casas han sido destruídas así como unos 200 edificios públicos y 300 escuelas. Decenas de kilómetros de carretera han resultado dañados y al menos cinco puentes han dejado de existir. A las zonas rurales de la isla, también muy afectadas, la ayuda ha tardado días en llegar. Los habitantes han logrado sobrevivir con lo poco que han ido encontrando entre los escombros. “No tenemos ninguna ayuda del gobierno. Sólo me han dado un poco de agua y comida en el centro de distribución”, dice un afectado por el seísmo. Y allí a donde la ayuda no llega, las ONG han decidido tomar las riendas de la situación. “Durante los próximos tres meses estaremos aquí ayudando a la población. Tenemos que asegurarnos que tienen comida, alojamiento, atención sanitaria, jabón, agua, etc…Por ahora somos la única ayuda que tienen. No tienen ni seguro, ni dinero para reconstruir sus casas. Esta es la verdadera desgracia”, dice un voluntario. Se estima que hasta 4,000 personas podrían estar sepultadas en diferentes zonas de la provincia y la ministra de Sanidad indonesia calcula que el número de muertos podría rondar los 3,000.