Última hora

Última hora

Polémica en Francia al hacerse público el destino de buena parte de sus residuos nucleares

Leyendo ahora:

Polémica en Francia al hacerse público el destino de buena parte de sus residuos nucleares

Tamaño de texto Aa Aa

Francia se siente un poco menos orgullosa de su poderosa industria nuclear tras hacerse público que buena parte sus residuos se almacenan a cielo abierto en Siberia. Lo insinuaba Greenpeace desde hace años, pero ha sido la prensa gala la que ha descubierto el itinerario por tierra y mar de los desechos desde sus centrales nucleares hasta el corazón de Rusia.

También aporta cifras: 13% de los residuos radiactivos de la compañía EDF, unas 108 toneladas de uranio anuales, se apila en las instalaciones de Seversk, una ciudad “prohibida” situada a unos 8.000 km de distancia de París. Antes de quedar expuestos a la intemperie como muestra en fotos difundidas por la prensa, los materiales son tratados en un complejo atómico. AREVA, la compañía francesa que se ocupa de los desechos de EDF, afirma que en 3 años estará en condiciones de tratar todos los residuos radiactivos nacionales. Los ecologistas denuncian que las prácticas actuales son contaminantes y muy peligrosas, pues los convoyes radiactivos pasan “secretamente” junto a decenas de pueblos y ciudades. Greenpeace descubrió el primero en 1984, cuando un carguero francés que se dirigía a Riga con residuos atómicos naufragó frente a las costas belgas.