Última hora

Última hora

Los pescadores aficionados, en la diana de Bruselas

Leyendo ahora:

Los pescadores aficionados, en la diana de Bruselas

Tamaño de texto Aa Aa

La Comisión desmiente que quiera poner límites a las capturas de las embarcaciones de recreo. Pero por primera vez, pide cuentas. La polémica aviva la reunión de los ministros del ramo, reunidos en Luxemburgo. Una minoría de países están dispuestos a bloquear cualquier tentativa de recuento.

Prudente, el portavoz de la Comisión ponía los puntos sobre las “íes”. Johannes Laitenberger ha insistido en que la propuesta no implica que “los Estados miembros tengan obligación alguna de contabilizar las capturas de la pesca deportiva dentro de las cuotas. Solo tendrían la obligación de evaluar el impacto de la pesca recreativa de las especies cuya recuperación intentamos preservar: el bacalao y el atún rojo”, ha dicho. En el norte de Europa se organizan salidas de pesca para turistas. La pesca recreativa es un negocio. En Suecia y en Alemania está muy desarrollada. Según Aaron McLouglin de Adena, “la Comisión saca a relucir el tema de la pesca deportiva por la simple razón de que en Bruselas no tienen ni idea de la amplitud del problema. En el Báltico, por ejemplo, el treinta por ciento de las capturas de bacalao proceden de la pesca de recreo. No saben lo que pasa y quieren saberlo, eso es todo”. Tan sólo en el Jämtland, al norte de Suecia, las capturas derivadas de pesca de recreo representaron el año pasado más de trece millones de euros.