Última hora

Última hora

Afganistán alimenta al mundo de opio

Leyendo ahora:

Afganistán alimenta al mundo de opio

Tamaño de texto Aa Aa

Ésta es la otra guerra abierta en Afganistán: la lucha contra el floreciente negocio del tráfico de opio. Afganistán alimenta al mundo de esta sustancia utilizada para elaborar heroína. De allí procede, de hecho, más del 90 por ciento de la producción mundial, según un informe elaborado por la ONU.
 
Cada año se exportan 3.500 toneladas de esta droga procedentes de sus campos, que abastecen a 15 millones de adictos en todo el mundo. La UE, Rusia e Irán consumen la mitad de la producción.
 
De ella, dos tercios se convierten en heroína antes de dejar el país afgano. Con el resto se trafica como opio. La frontera afgano-pakistaní es la principal vía de salida. Y sólo el 2 por ciento de la producción es confiscada antes de salir del país.
 
Este lucrativo negocio clandestino mueve más de 43 mil millones de euros al año, que nutren los bolsillos de los talibanes.
 
En su camino desde los campos de amapola hasta los consumidores de todo el mundo, el opio afgano deja, además, un reguero de 100.000 muertos anuales, y una flagrante corrupción en toda la antigua ruta de la seda, transformada ahora en una auténtica ruta del opio.