Última hora

Última hora

El fabricante estadounidense del Táser admite su peligrosidad

Leyendo ahora:

El fabricante estadounidense del Táser admite su peligrosidad

Tamaño de texto Aa Aa

EL táser es peligroso. Lo ha reconocido por primera vez, aunque matizando el propio fabricante estadounidense de pistolas eléctricas, que admite el riesgo de que la monumental descarga destinada a paralizar al sospechoso en el momento del arresto pueda provocarle un fallo cardíaco.

De ahí que en su manual de uso la companía haya incluido la recomendación de no dirigir la descarga al tórax, sino a las extremidades o al vientre. El responsable de la distribución en Francia del Táser dice que hay que “evitar disparar al pecho por varias razones”, entre ellas “el pequeño riesgo explica para el sospechoso si lleva un marcapasos de los antiguos”. Desde que comenzara su comercialización, y sobre todo desde que las fuerzas de seguridad empezaran a utilizarlo en algunos países como EEUU, Francia o el Reino Unido, muchas voces han alertado del riesgo letal de una descarga desproporcionada sobre personas enfermas o ancianos. Un representante de Amnistía Internacional explica que “dado que incluso el fabricante reconoce el peligro dirigir el Táser a ciertas zonas del cuerpo, concretamente al busto, se pedirá encarecidamente a las autoridades que los agentes de policía restrinjan su uso”. Cada disparo genera una descarga de 400 voltios en contacto con el cuerpo. En 2007 un ciudadano polaco desarmado recibió varios disparos consecutivos en un aeropuerto canadiense. Y falleció. Como él, según Amnistía Internacional, han muerto más de 350 personas en los últimos siete años.