Última hora

Última hora

Yelena Isinbayeva, Premio Príncipe de Asturias de los Deportes

Leyendo ahora:

Yelena Isinbayeva, Premio Príncipe de Asturias de los Deportes

Tamaño de texto Aa Aa

Dieciocho años después de que el saltador de pértiga Sergei Bubka ganase el prestigioso Premio Príncipe de Asturias, ahora le ha tocado a la rusa Yelena Isinbayeva. Única en su especie, Isinbayeva cuenta con dos medallas olímpicas y veintisiete plusmarcas mundiales. Euronews estuvo con Yelena Isinbayeva en Oviedo, unas horas antes de conseguir su último trofeo.

GLEB SHATUNOVSKY: Buenas tardes Yelena, bienvenida. Ante todo queremos felicitarle por este premio, su última victoria, y hacerle la pregunta obligada: ¿Es importante éste galardón para usted? YELENA ISIBAYEVA: Estoy muy contenta. Es un gran honor. Es un reconocimiento a mis logros, a mi trabajo y al trabajo de tan alto nivel y prestigio de mi entrenador. Además, este premio no sólo se otorga por las victorias en el deporte sino también por dar ejemplo en la vida y la creación, por contribuir a la promoción y al desarrollo del deporte en el mundo. Así que es genial. GS: Han pasado dos meses desde su fracaso en Berlín. Y desde entonces ha logrado un nuevo record mundial, ha ganado la liga de oro y ahora el Príncipe de Asturias. Tras estas victorias recientes, ¿Cómo ve ahora el desastre de Berlín? YI: Me lo he tomado como una lección muy valiosa, un duro golpe, pero estoy contenta de que aquello pasase en Berlín y no en otra competición aún más importante. En esos momentos pude reconsiderar mis prioridades, pude observar la situación desde otra perspectiva. Y no desde el pódio donde la gente aplaude y canta para elogiarte. Observé a la gente que me rodeaba, aquella que se alegra sinceramente por mi cuando gano y aquella que se contenta igualmente con mis derrotas. Así que fue una perspectiva muy interesante. GS: Hasta el día de hoy nadie ha podido alcanzar el récord logrado por Sergey Bubka. De hecho suelen compararla con él ya que su nivel es bastante similar. Pero, ¿Cree que en el panorama actual existen deportistas, más jóvenes, que pueden acercarse a su nivel o incluso superarlo? YI: Francamente, para mi es bastante dificil evaluar a las chicas que empiezan a practicar salto con pértiga. No puedo decir quién es capaz de saltar y quién no. Trabajamos en un deporte muy complicado, física y psicológicamente. Sobre todo en salto con pértiga y puede que en otros deportes, cuando alcanzas una meta, ganas el campeonato del mundo o logras su primera plusmarca, te conviertes en una persona que está constantemente a prueba, que puede desplomarse ante la presión. Pero estoy segura de que nuestros hijos, las generaciones más jovenes, cuando miren hacia mi o hacia otros deportistas, intentaran romper con todo esto en el deporte. GS: Su último record mundial está en los cinco metros y seis cm. ¿Cuál podría ser su tope?, ¿Hasta dónde está usted dispuesta a saltar ahora o en el futuro? YI: No me pongo límites. Mi entrenador me dice: salta mientras puedas, mejora, perfecciona tu salto y todo irá bien. Pero estaría muy contenta si al final de mi carrera llegase a los 5m20 o 5.25. Puedo soñar en un 5.30, pero no quiero ni pensarlo porque me parecería maravilloso. Pero una vez más, sólo Dios sabe hasta dónde llegaré a saltar. También depende de otros factores como la salud, la forma física. Y ¿sabe? yo no rejuvenezco, y mi cuerpo se ha acostumbrado a estar al límite. No soy de acero, soy humana. Pero siempre intentaré llegar más alto. GS: Bubka dijo una vez que si se hubiese acercado antes a su récord mundial, no añadiendo centímetros poco a poco, ese récord hubiese sido mayor. Él piensa que perdió un poco el tiempo. Usted sigue más o menos las mismas tácticas que Bubka, ¿No le preocupa que las marcas que por ahora le parecen factibles, lleguen a convertirse en algo inalcanzable? YI: Por supuesto, es un riesgo. Pero tras aprender de la experiencia de Bubka, con mi entrenador hemos llegado a la teoría de que sólo tú puedes decidir sobre tu futuro. Quiero conseguir la mejor meta, lograr 36 récords mundiales y cuando lo consiga, intentaré lograr la meta más alta que pueda en lugar de ir añadiendo centímetros. Obviamente no llegaré a los 5m50 para alardear. Pero tras ésta gran meta, la más dura, me alzaré hasta la barra considerablemente. GS: Asistimos al principio del ciclo olímpico y en consecuencia el próximo objetivo para los deportistas son los Juegos Olímpicos de Londres. Para usted serán sus cuartos juegos y llega con un gran bagaje. La pregunta es, ¿Y ahora qué?, ¿Podremos verla en Rio, o Londres será su última estación? YI: Creo que puedo decir con total seguridad que los de Londres serán mis últimos Juegos Olímpicos. Seguiré compitiendo en el campeonato de Moscú en 2013 pero para Río iré de invitada, no competiré. GS: Yelena, usted es una deportista consumada y exitosa. Si vuelve la vista diez o quince años atrás, ¿Cómo se sientes? YI: Francamente, me siento muy orgullosa, en lo más profundo de mi ser. Nadie creyó hace diez o quince años que lograría todo lo que he logrado hasta ahora. Pero no obstante, siempre creí que algo increíble me ocurriría. He trabajado duro toda mi vida, empecé haciendo gimnasia a los cinco años y cambié a salto con pértiga a los quince. Siempre soñé con ser campeona olímpica, una deportista de renombre. Y sabía que lo quería de verdad y que si trabajaba muy duro lo conseguiría. Así hoy puedo decir con toda seguridad que estoy muy orgullosa de mi misma. Nunca he dejado que las derrotas, fracasos o triunfos y victorias pudiesen conmigo. Lo he soportado a medida durante todo el camino y ahora no pienso detenerme. GS: Y la última pregunta, se acercan las Navidades y Año Nuevo. ¿Qué desea para usted y para los demás? YI: Por supuesto deseo felicidad para todo el mundo y que sus sueños se hagan realidad. Porque la noche de año nuevo es mágica. Puedo decir firmemente que los deseos que se pidan podrán hacerse realidad, sólo debes creer en ellos y se cumplirán . Así que mucha felicidad para todo el mundo y hagan que todos sus deseos se cumplan. GS: Gracias y gracias a ustedes también.