Última hora

Última hora

El Tratado de Lisboa y el clima, platos fuertes de la cumbre europea

Leyendo ahora:

El Tratado de Lisboa y el clima, platos fuertes de la cumbre europea

Tamaño de texto Aa Aa

Arrancar el sí definitivo de Praga al Tratado de Lisboa. Este es uno de los objetivos de los mandatarios de la Unión, reunidos en Bruselas. El primer ministro checo Jan Fischer llega con un gran peso sobre sus hombros, Vaclav Klaus el euroscéptico presidente checo, es el único que no ha firmado el texto. La presidencia de la Unión propone un protocolo que eximiría a Praga de la Carta de Derechos Fundamentales, anexa al Tratado. La República Checa quiere evitar que la minoría alemana, expulsada de Checoslovaquia en 1945 reclame indemnizaciones por los bienes expropiados entonces.

En cuanto Lisboa entre en vigor se crearán nuevos cargos como el de presidente del Consejo Europeo, pero el primer ministro sueco Fredrik Reinfeldt ha dejado claro que “sin una clarificación sobre la ratificación del Tratado no hablaremos ni siquiera de forma informal de posibles candidatos. No vale la pena abrir un proceso si no se sabe cuando acaba”. Sea como fuere, el primer minsitro luxemburgués Jean-Claude Juncker declaró el martes que no diría no a la presidencia del Consejo. Y antes de iniciarse la cumbre, su homólogo británico, Gordón Brown hacía campaña a favor de su antecesor, al declarar que “Tony Blair es un excelente candidato. Siempre lo he dicho. Tony Blair será el primer candidato británico para este puesto y le respaldaremos”. A seis semanas de la cumbre de Copenhague, el principal rompecabezas de los Ventisiete en este encuentro, es el montante del cheque que Europa entregará a los países en vías de desarrollo para luchar contra el cambio climático. Bruselas propone quince mil millones de euros anuales. Pero nueve países del este, rechazan que el criterio para repartirse esa carga financiera sea el nivel de contaminación.