Última hora

Última hora

Salvad el clima

Leyendo ahora:

Salvad el clima

Tamaño de texto Aa Aa

Una veintena de activistas de Greenpeace ha escogido la Sagrada Familia para colgar una reivindicación con aire de plegaria. Barcelona acoge esta semana una reunión internacional para preparar la cumbre sobre el clima de Copenhague de diciembre.

Damon Moglen de Greenpeace recuerda que “Estados Unidos, al ser el país del mundo que historicamente más contamina, tiene una responsabilidad muy especial en estas negociaciones. La legislación pendiente en el Congreso no es lo suficientemente fuerte. El presidente debe intervenir, dirigir personalmente a los negociadores estadounidenses para poder alcanzar un acuerdo”. Oxfam denunciaba con estos cabezudos la actitud ambigua de los países industrializados. Los Ventisiete estiman que los países en vías de desarrollo necesitarán cien mil millones anuales entre 2013 y 2020 para luchar contra el cambio climático. Pero Europa no quiere cifrar su cheque, sin ver antes hasta dónde se comprometen los demás. A media voz, decae la confianza en que salga de Copenhague un acuerdo con objetivos claros en cuanto a la reducción de CO2 y la ayuda a los países pobres. Yvo de Boer, especialista del clima de la ONU ha declarado que “Copenhague es un paso. Habrá más negociaciones después de Copenhague, aunque la cita en la capital danesa sea un éxito absoluto”. Se calcula que los países industrializados deben contribuir con entre ventidos mil y cincuenta mil millones de euros al año para ayudar a los más pobres a reducir sus emisiones. De la cita de Copenhague debe salir un acuerdo mundial que remplace al de Kyoto.