Última hora

Última hora

Opel: entre la perplejidad y la indignación

Leyendo ahora:

Opel: entre la perplejidad y la indignación

Tamaño de texto Aa Aa

La decisión de General Motors ha causado gran sorpresa entre los países europeos que tienen factorías de la marca. En el caso alemán, se trata más bien de indignación. El ministro de economía alemán reaccionaba inmediatamente tachando de inaceptable el comportamiento de General Motors en Alemania. Berlín exige además el reembolso de todo el dinero que puso sobre la mesa para que el plan de Magna, que favorecía a las plantas alemanas, saliera adelante. Una alianza que tuvo además como gran valedora a la propia canciller Angela Merkel, entonces en plena campaña electoral.

Desde Bruselas, la Comisión Europea ha expresado hoy su deseo de que el nuevo plan de reestructuración que sustituirá al de Magna para Opel sea sólido y garantice la estabilidad de los empleos. También ha advertido de que verificará la compatibilidad de dicho plan con cualquier ayuda que los estados miembreos de la Unión pueda conceder en el futuro.