Última hora

Última hora

Un amor a prueba del Telón de Acero

Leyendo ahora:

Un amor a prueba del Telón de Acero

Tamaño de texto Aa Aa

Mieszkowice es la ciudad, hoy Polonia, antes Alemania, en la que prendió la llama entre Fortek Manckiewich y Elvira Profe, la hija del que fuera propietario de esta fábrica.

Tras la Segunda Guerra Mundial, la familia de Elvira, de origen alemán fue deportada un campo de trabajos forzados en Siberia. A su vuelta, el destino hizo que Elvira llamara a la puerta de Fortek para pedir limosna y algo de comida. “¿Cómo podía ser guapa si la pobre pesaba solo treinta kilos? Era tan delgada como mi dedo, era tan flacucha, pobrecilla. Así que le di un beso en la frente, pero no fue un gesto de amor, fue de pena”, recuerda Fortek, emocionado. El amor fue prendidendo lentamente pero no hubo boda, los funcionarios comunistas dijeron que ella era la hija de un alemán capitalista y la burocracia polaca acabó con todas las ilusiones. La familia de Elvira tuvo que abandonar la ciudad. Sus vidas discurrieron por caminos diferentes hasta que otra vez el destino les volvió a unir a los pocos meses de la caída del Muro. “Estábamos a penas a cinco metros uno del otro, él dijo Elvira, yo respondí Fotek, y nos fundimos en un abrazo, como si estos cincuenta años no hubieran pasado”, comenta Elvira Profe. Había pasado medio siglo, pero la pareja, hoy felizmente casada, ha podido rehacer su vida. Nunca imaginaron volver a encontrarse pero ni tan siquiera el Telón de Acero pudo destruir su sueño.

El Muro de Berlín: es.euronews.net/1989-2009