Última hora

Última hora

Los afganos dudan de la legitimidad de Karzai

Leyendo ahora:

Los afganos dudan de la legitimidad de Karzai

Tamaño de texto Aa Aa

“Seguiremos trabajando lo mejor posible para hacer frente a los problemas de Afganistán y para que los deseos de los afganos se hagan realidad a través de un gobierno eficaz y transparente. Mi gobierno será el de todos los afganos. Todos aquellos que quieran trabajar conmigo serán bienvenidos”.

Hamid Karzai expresaba así este martes las mismas promesas que hace cinco años pero esta vez sin contar con la legitimidad de las urnas. Además, su credibilidad entre los afganos se tambalea acusado de dirigir una administración corrupta y de no haber sabido gestionar las millonarias ayudas internacionales. En 2001, tras la salida de los talibanes del país, Karzai es nombrado presidente interino con el apoyo de los países occidentales. Karzai era hasta entonces un desconocido pero su pasado en la resistencia contra los soviéticos jugará a su favor. Durante los primeros años de su presidencia Karzai intentará controlar las rivalidades étnicas que amenazan la estabilidad del país así como a los señores de la guerra. En 2004, conseguirá que la Loya Yirga apruebe una nueva Constitución y se organicen las primeras elecciones libres. Afganistán se convierte entonces en una República Islámica con un poder ejectivo fuerte, dotada de un parlamento con dos cámaras que ejercen el poder legislativo y que tienen el poder de disolver el gobierno. Tras los comicios de 2004, Karzai será nombrado presidente de Afganistán esta vez elegido por el pueblo. Pero desde entonces sus promesas no se han cumplido, las condiciones de vida no han mejorado y el país sufre una ola de violencia sin precedentes desde 2001.