Última hora

Última hora

Pasarse al Oeste

Leyendo ahora:

Pasarse al Oeste

Tamaño de texto Aa Aa

Las cicatrices del muro de Berlín permanecen casi intactas en la Bernauer Strasse, uno de los lugares que marcó la separación entre el Este y el Oeste.

Las calles simbolizan el recuerdo de personas y ciudades, pero la Bernauer Strasse nos trae a la memoria las imágenes de los primeros intentos de fuga hacia el Oeste, era el mes de Agosto de 1961. De la noche a la mañana, los 2.000 habitantes del barrio se vieron brutalmente separados de sus familias y vecinos. Conrad Schuman, un guardia fronterizo de la República Democrática Alemana (RDA), tenía 19 años, cuando saltó las alambradas de espino. La construcción del muro había comenzado pocos días antes, el 13 de Agosto. Cámaras del mundo entero fueron testigos de escenas dramáticas, la gente no dudaba en saltar por las ventanas para pasar a Berlín Oeste. Huir era una decisión difícil, algunos lo consiguieron, otros murieron en el intento. En el barrio de Kreuzberg, junto al numero 82 de la Sebastian Strasse un cartel recuerda uno de estos intentos de fuga. En 1962, Dieter Hoetger y su amigo Siegfried Noffke construyeron un túnel, para que sus familias que estaban en Berlín Este pudieran pasar al otro lado. Una aventura que terminó mal, muy mal. “Nunca olvidaré lo que sucedió aquí el 12 de Junio de 1962 al mediodía. A mi amigo, Siegfried Noffke, murió a la salida de nuestro túnel”. “Alguien denunció su existencia y nunca volví a ver a mi camarada, su cuerpo no apareció jamás. Yo fui encarcelado por la Stasi en Hohenschoenhausen”. El antiguo Check Point Charlie convertido hoy en destino turístico acoge una exposición de todas las artimañas utilizadas para huir. En 1974, Christa Feurich se enamoró de Peter Gross, un suizo que trabajaba en la embajada en Berlín Este. Christa intentó cruzar la frontera en el maletero del coche de Peter, pero traicionados, pasaron más de tres años en la cárcel, antes de continuar su historia de amor en el Oeste. “Conservar solo los buenos recuerdos es algo innato en los seres humanos. Estamos aquí para dejar claro que la antigua República Democrática Alemana no era un régimen inofensivo, fue una dictadura”, señala Christa. En la Bernauer Strasse un monumento rinde homenaje a las víctimas, personas con nombre y apellidos, aunque el número total de muertos todavía se desconoce.

El Muro de Berlín: sp.euronews.net/1989-2009