Última hora

Última hora

Berlín fue una fiesta, la Fiesta de la Libertad

Leyendo ahora:

Berlín fue una fiesta, la Fiesta de la Libertad

Tamaño de texto Aa Aa

La capital alemana se vistió sus mejores galas anoche, para celebrar el veinte aniversario de la caída del Muro.

El espectáculo de fuegos artificiales fue el broche a toda una tarde de actos, cargados de simbolismo, que se desarrollaron en torno a la puerta de Brandeburgo. Tantos años infranqueable y hoy icono de la reunificación alemana, la canciller Angela Merkel y un selecto grupo de jefes de Estado y de Gobierno invitados a las celebraciones la cruzaron de la parte oriental a la occidental reviviendo aquellos pasos dados hace veinte años que acabaron con la división alemana, con el Telón de Acero y con la Guerra Fría.

Merkel rememoró aquel 9 de noviembre de 1989 como el día de la victoria de la libertad. Una libertad, dijo, “que no debe considerarse un bien sobreentendido, sino algo por lo que se debe luchar, y qu ese debe defender cada día”.

La canciller también tuvo palabras anoche de agradecimiento a las potencias aliadas que facilitaron la reunificación del país, cuyos máximos representantes comulgaron con la música bajo la batuta del director argentino-israelí Daniel Barenboim. El presidente francés, Nicolás Sarkozy, el primer ministro británico, Gordon Brown, y grandes estadistas retirados como el ex-presidente ruso Mijaíl Gorbachov ocuparon un lugar de honor en las conmemoraciones. Tanta emoción dejó traspuesto al primer ministro italiano Silvio Berlusconi, como se vio en las imágenes retransmitidas en todo el mundo. Y de la anécdota a la imagen histórica: la del ex presidente polaco y Nobel de la Paz Lech Walesa derribando la primera de las mil piezas del dominó gigante que simbolizaba el muro, y cuya caída en cadena rememoraba el fin de la línea divisoria alemana, europea. El día que el mundo consiguió superar una de sus barreras, de las tantas que aún quedan por derribar.