Última hora

Última hora

Gordon Brown, bajo el fuego cruzado de Afganistán

Leyendo ahora:

Gordon Brown, bajo el fuego cruzado de Afganistán

Tamaño de texto Aa Aa

Los soldados británicos desplegados en el provincia de Helmand recordaban el domingo, a los caídos en las dos grandes guerras mundiales.

Eran otros tiempos pero cada guerra tiene sus víctimas, con nombres y apellidos. Los últimos cinco militares del Reino Unido, fallecidos, son una prueba más de que la estrategia en Afganistán falla. Hasta el punto de que el primer ministro, Gordon Brown, se ha tenido que disculpar tras escribir mal el nombre de uno de los soldados muertos, en la carta que envió a su madre. Ella no oculta su desesperación y dice que si las tropas dispusieran de más helicópteros su hijo no se hubiera desangrado. Brown, ante la impopularidad de la guerra, ha dado un ultimátium al presidente Karzai: “Lamentablemente el gobierno de Afganistán se ha convertido en un sinónimo de corrupción. Yo no estoy preparado para poner en peligro las vidas de los británicos, de hombres y mujeres, por un gobierno que no hace frente a la corrupción”. Los jefes de las fuerzas armadas no ocultan que el fracaso de la estrategia, puede desembocar en un desastre. De momento, la única medida propuesta por la coalición internacional es desplazar a los soldados de las zonas más expuestas hacia las bases más próximas a las ciudades. Una táctica que permite proteger mejor a la población civil y reagrupar a los efectivos. Los británicos, de momento, desean que estas escenas no se repitan, mientras ven cómo al otro lado del Atlántico, Obama ya tiene previsto el envío 30.000 soldados más.