Última hora

Última hora

Kosovo continúa con su lento crecimiento tras más de año y medio de independencia

Leyendo ahora:

Kosovo continúa con su lento crecimiento tras más de año y medio de independencia

Tamaño de texto Aa Aa

El 17 de febrero de 2008 fue un gran día para la mayoría de habitantes de Kosovo. Ese día las autoridades de Prístina declararon de forma unilateral su independencia tras dos décadas de lucha tanto a nivel militar contra las fuerzas del orden serbias, como después de forma política con el apoyo de Estados Unidos y la mayoría de la Unión Europea.

Diecinueve meses más tarde, la independencia de Kosovo ha sido reconocida por 63 países de los 192 que forman la Asamblea General de las Naciones Unidas. Dentro de la Unión Europea, pese a la presión de Bruselas, cinco de los 27 miembros aún no lo han hecho. Serbia cuenta por ejemplo con la postura de España, que aún no ha reconocido la independencia de Kosovo. Belgrado espera aprovechar este apoyo, junto con el de Rusia y China, en el proceso abierto en la Corte Internacional de Justicia de la Haya que examinará a partir del 1 de diciembre la legalidad dicha declaración unilateral de independencia. Kosovo cuenta con poco más de 2.100.000 habitantes, de los que 100.000 son serbios y 40.000 pertenecen a otras minorías. Aún perviven ciertas tensiones étnicas, pero la presencia de las fuerzas internacionales ha generado un relativa calma tras la independencia. Sobre el terreno se encuentran 1.600 miembros de la EULEX y 14.000 soldados de la KFOR. Ambas misiones trabajan en virtud de la resulución 1.244 del Consejo de Seguridad de la ONU. Sin embargo, la independencia aún no ha dado sus frutos en el terreno económico. Casi la mitad de la población no tiene trabajo. Entre los parados, la mayor parte son jóvenes. Los ingresos anuales per cápita rondan los 1.800 euros. Estas condiciones favorecen la emigración de la élite: Kosovo padece actualmente una falta de formación técnica en su mano de obra y depende de las ayudas económicas externas. También es abono para el desarrollo de la economía sumergida. A nivel legal, el pequeño comercio y la construcción son sus actividades más importantes.