Última hora

Última hora

El museo de los desplazados alemanes pone a Merkel entre la espada y la pared

Leyendo ahora:

El museo de los desplazados alemanes pone a Merkel entre la espada y la pared

Tamaño de texto Aa Aa

La canciller alemana Angela Merkel, entre la espada y la pared por la controvertida candidatura de Erika Steinbach como miembro del consejo de dirección de un museo en memoria de los desplazados tras la Segunda Guerra Mundial.

Steinbach encabeza la asociación de alemanes expulsados de Europa del este tras el conflicto y es diputada cristianodemócrata, el partido de Merkel. En la coalición, su candidatura la apoyan los socialcristianos, pero la rechazan los liberales, con el Ministro de Exteriores Guido Westerwelle, a la cabeza. Para Steinbach, el problema es que algunos en Alemania no aceptan la existencia de la Asociación que ella dirige. En todo caso, decía, el debate debe desarrollarse exclusivamente en Alemania, y no en sus países vecinos. La figura de Steinbach es odiada en Polonia. Está en el centro de un constante tira y afloja entre Berlín y Varsovia, desde que veinte años atrás se negó en el Bundestag a reconocer la actual línea fronteriza entre Alemania y Polonia. Westerwelle podría vetar su nombramiento como hizo su predecesor Frank-Walter Steinmeier. La Asociación dirigida por Steinbach ha aplazado de momento la nominación. El ejecutivo, que debe aprobar el nombramiento, gana así tiempo antes de tomar una decisión que, inevitablemente, no podrá satisfacer a todos en la coalición.