Última hora

Última hora

Los escépticos del cambio climático

Leyendo ahora:

Los escépticos del cambio climático

Tamaño de texto Aa Aa

Groenlandia, la Tierra del Hielo, se derrite. Sus inviernos son cada vez más cortos, sus icebergs, más pequeños. 2007 fue el año más crítico. El deshielo batió todos los récords. Pero en los últimos dos años la situación ha mejorado. Una señal para los escépticos del cambio climático, como el profesor Wibjorn Karlen de la universidad de Uppsala: “El hielo del Ártico se ha derretido durante algún tiempo y alrededor de un 10 por ciento, pero ahora vuelve a aumentar. Las responsables de esos cambios son, probablemente, las corrientes en el Pacífico”, asegura.

Frente al escepticismo de algunos, el miedo de otros, como el profesor Henning Rodhe, miembro de la Comisión de la ONU para el Cambio Climático. Rodhe alerta de las consecuencias de un deshielo del Ártico debido a la actividad humana: “Si el hielo del Ártico desaparece más o menos por completo, al menos en los meses cálidos del año, habrá muchos cambios para la ecología, la vida salvaje y los habitantes del Ártico”.

El mismo fenómeno y la misma polémica cuando nos desplazamos a la península ártica de Yamal, en Siberia. El geógrafo Fyodr Romanenko constata el deshielo progresivo del permafrost, ese subsuelo que permanecía congelado desde la Edad de Hielo, hace 30.000 años. “Este es el sonido del permafrost, es la voz del permafrost”, dice mientras golpea con un pico la tierra helada. Las capas superiores del permafrost almacenan grandes cantidades de CO2 y metano, dos de los peores gases de efecto invernadero. “El material orgánico que está depositado aquí, contiene una cierta cantidad de metano que irá a parar a la atmósfera cuando se descongele”, advierte Romanenko.

Mientras tanto, en Moscú, la jefa científica del Instituto de la Criosfera Terrestre, María Leibman, expresa su escepticismo sobre la responsabilidad humana en el deshielo de ese subsuelo helado: “(El permafrost) es un cuerpo geológico que se desarrolla en un tiempo geológico de miles, cientos de miles de años. Esa pequeña porción de impacto humano en las últimas décadas no pueden afectarle”, asegura.

Fenómeno natural o provocado por la humanidad. He ahí la cuestión.