Última hora

Última hora

China sube la temperatura de cara a la cumbre de Copenhage

Leyendo ahora:

China sube la temperatura de cara a la cumbre de Copenhage

Tamaño de texto Aa Aa

Con la cumbre de Copenhague a la vuelta de la esquina, China reclama un sólido acuerdo sobre el clima y lanza reproches a Europa: algunos países han aumentado sus emisiones de CO2 en vez de reducirlas, según Pekín.

En cuestión de unos años, China ha adelantado a los Estados Unidos y hoy por hoy, es el país que más contamina del mundo. Y con este temerario récord, pretende subir la temperatura de la cumbre de Copenhague sin que esté dispuesta, al mismo tiempo, a sacrificar su crecimiento para reducir emisiones. Crecimiento y emisiones: dos parámetros difícilmente disociables…pero que al menos en China, no van cogidos de la mano. Si la media de crecimiento apenas ha subido dos puntos entre el último lustro de la pasada década y el período comprendido entre 2001 y 2008, el consumo energético y la dañina polución lo han hecho exponencialmente, hasta dispararse a valores que rondan los diez puntos. El pasado mes de septiembre, en la cumbre de la ONU sobre el clima, el presidente chino Hu Jintao recordó al auditorio que su prioridad es la mejora del nivel de vida de su país. Su único compromiso fue reducir “significativamente” las emisiones de gases contaminantes de cara al 2020, en comparación a los niveles de 2005. Su discurso se basa en que las emisiones sólo pueden reducir en una fase post-industrial, y son los países más industrializados los que deben tomarse al pie de la letra lo acordado en Kyoto. El protocolo habla de “responsabilidades comunes pero diferenciadas”. Y esa responsabilidad recae sobre los países ricos, que, además de cumplir las cuotas de contaminación acordadas, deben transferir a las naciones en desarrollo tecnología verde y ayuda financiera. China se ampara en el protocolo de Kyoto, al que se adhirió en 2002. El gigante asiático tendría así hasta 2020 para cumplir la hoja en ruta acordada. Un tiempo de oro para un país en pleno estirón, y una valiosa ventaja competitiva con respecto a la industria occidental. .