Última hora

Última hora

Dubai, ¿pánico o solo preocupación?

Leyendo ahora:

Dubai, ¿pánico o solo preocupación?

Tamaño de texto Aa Aa

Sus habitantes viven el cuento de Las Mil y Una Noches y sus calles acogen extravagantes edificios.

Sin embargo, la decisión del Gobierno del emirato de pedir una prórroga a sus acreedores para financiar su deuda, que alcanza los 80.000 millones de dólares, se ha convertido en un proyectil de artillería sobre todos los mercados financieros. “En este clima de dificultades financieras, lo que está haciendo Dubai, es algo que ya se ha hecho antes en otros países del mundo. Se trata de una teoría keynesiana, vieja y bien conocida, “hay que trabajar en déficit durante los tiempos difíciles”. Y pienso que Dubai necesita financiar su deuda, con la venta de bonos”, según Kamel Wazne de la Universidad Americana de Beirut. Los mercados europeos, cuyas compañías tienen grandes intereses en Dubai, han terminado la semana en positivo pese a las pérdidas y al pesimismo generalizado de las primeras horas de la última sesión. “Hay un gran temor de que los árabes vendan sus participaciones en el sector de la automoción, de la caída de la construcción, que los promotores dejen de pagar, o que los bancos concedan demasiados créditos. Pero igual que se ha sobrevivido a la crisis financiera, se superará también este problema”, comenta Robert Halver analista del Baader Bank. Después de un año traumático, los inversores se preguntan si los problemas de Dubai responden a factores internos, o bien si estamos ante la primera pieza del dominó de otra crisis. Las consecuencias son evidentes en el precio del petróleo. El barril de Tejas lleva seis semanas por debajo de los 75 dólares, con pérdidas de un 5 por ciento en las últimas horas. Mientras, el barril de Brent, de referencia en Europa todavía se negocia por encima de esa cifra. Con estos datos, hablar de una nueva crisis parece exagerado según la mayoría de expertos aunque se buscan valores refugio, como el oro que avanza sin hacer ruido, a 1.180 dólares la onza.