Última hora

Última hora

"Hacer un cómic del Tratado de Lisboa sería insultar al cómic": François Schuiten

Leyendo ahora:

"Hacer un cómic del Tratado de Lisboa sería insultar al cómic": François Schuiten

Tamaño de texto Aa Aa

Bruselas, corazón de Europa y capital del cómic. La capital belga es también el cuartel general del diseñador François Schuiten.

Nuestro corresponsal, Sergio Cantone, ha entrevistado al autor de Ciudades Oscuras: “François Schuiten: usted es dibujante de comics, vive y trabaja en Bruselas. ¿Qué le evoca Europa, la Unión Europea, sus habitantes y sobretodo qué le inspira el Tratado de Lisboa?”. El diseñador responde diciendo “Bélgica tiene una mirada un poco particular porque alberga las sedes de las instituciones europeas. Bélgica ve, en primer lugar, la importancia que han tomado en la ciudad. Es un poco abrumadora, y a veces oscura, esta burocracia que ahoga el corazón de la ciudad. Pero al mismo tiempo, el Tratado tiene efectos positivos, va a contribuir a que la maquinaria europea avance, pero esto no nos hace soñar. Personalmente, tampoco tengo la impresión de que la cultura sea uno de los elementos centrales de este Tratado, ni que vaya a contribuir a una mejor comprensión de los valores por parte de los jóvenes, para que se sientan más europeos, tengan más ganas de conocer Europa y de relacionarse con las culturas europeas”. Bruselas, una ciudad de lo posible y también de lo concreto. Las decisiones que afectan a los europeos se cocinan aquí. A menudo se reprocha a Europa, y concretamente a los textos jurídicos como los tratados, el hecho de no ser claros y sobretodo ser extremadamente pesados para los ciudadanos. ¿Podría dibujar usted un comic sobre el Tratado de Lisboa?. Ante esta cuestión, François Schuiten dice categórico que “eso sería como insultar un poco al cómic. El cómic vale mucho más que el hecho de tener que adaptar cosas tan complicadas. No obstante, Europa ha construido un sistema que en un momento dado tiene que tomar contacto, lograr comunicar. Y en este punto, hay faena, hay que imaginar, yo diria, nuevos sistemas, nuevas relaciones, nuevos vínculos y nuevas raices”.