Última hora

Última hora

José Sócrates, primer ministro de Portugal: "En 2010 empezarán a recuperarse empleos"

Leyendo ahora:

José Sócrates, primer ministro de Portugal: "En 2010 empezarán a recuperarse empleos"

Tamaño de texto Aa Aa

Con 52 años el socialista José Socrates acaba de ser elegido para un segundo mandato como primer ministro de Portugal. Un recorrido difícil en estos tiempos de crisis que no le impide creer que su país puede encontrar el camino del crecimiento en la educación la innovación y las nuevas tecnologías.

Pero a los cuatro años medio de su llegada al poder, de lo que está más orgulloso es de haber corrido la primera etapa y el sprint final de la larga carrera de relevos que ha sido el Tratado de Lisboa. euronews. Maria Barradas: Finalmente el Tratado de Lisboa está aquí. Usted está satisfecho con el Tratado o, dos años después, cree que las cosas podrían haberse hecho de otra manera? José Sócrates: Todos los tratados, cuando entran en vigor son un factor de renovación para Europa. Con el Tratado de Lisboa Europa se hace no solamente más fuerte y más apta para responder a las esperanzas de la sociedad europea y a las necesidades de la economía europea sino también para responder a los desafíos del mundo. El mundo tiene necesidad de una Europa más fuerte, no son solo los europeos los que la necesitan, es el mundo entero el que necesita que los valores, las perspectivas y la cultura europea sean más fuertes y el Tratado de Lisboa es un buen principio para la afirmación de Europa en el mundo. M.B.: Durante la elección de los altos representantes de la Unión Europea ha habido la impresión de que las nominaciones de Herman van Rumpuy y de Catherine Ashton son una forma de mostrar que Europa renuncia a una posición política fuerte para privilegiar cada vez más un espacio de mercado único. ¿Es así? J.S.: No, yo no veo así las cosas. Creo incluso que la misma nominación de esas dos personalidades que tienen un largo recorrido político y experiencia en el marco del proyecto europeo, con nominaciones que subrayarán la importancia de reunir a las dos familias políticas más importantes, Partido Popular y Partido Socialista, para apoyar a las instituciones europeas. Eso es algo que tenía una gran importancia y lo hemos conseguido. Por otro lado, estas dos personalidades tienen una larga experiencia política y, sea el primer ministro belga sea la comisaria británica, son personas bien conocidas en Europa y estarán ciertamente a la altura de su función y de sus tareas. M.B: Pero ¿usted cree que son vistas en el mundo como personalidades verdaderamente fuertes? J.S.: Las personalidades se hacen fuertes después de haber ejercido su función y no tengo ninguna duda de que el primer ministro belga va a hacer bien su trabajo. Le conozco bastante bien así como su ideario y su compromiso con Europa. Es un gran europeo, un hombre con valores y principios que tienen como eje los puntos de vista europeos y no tengo ninguna duda de que va a hacer un excelente trabajo para que Europa pueda afirmarse. M.B.: Puede apreciarse una cierta frustración en la opinión pública europea hacia los dos nombramientos. Justo cuando se habla de la necesidad de hacer una Europa más próxima los ciudadanos, y al contrario también, ¿usted cree que el proceso seguido ha sido una buena contribución a este acercamiento? J.S.: Estaa dos personalidades han sido escogidas según las disposiciones del Tratado de Lisboa. No veo otra manera de hacerlo. El presidente ha sido escogido por el Consejo y es una buena elección, totalmente democrática, porque en la mesa no había un solo primer ministro que no hubiera sido elegido y que no representara a sus conciudadanos. M.B.: La prensa ha hablado mucho de la no definición previa de un perfil, como si no se supiera el tipo de perfil que se buscaba para Europa. J.S.: Bueno yo creo que el perfil que se adapta mejor al de un presidente europeo es el de un europeista, y ese perfil, sin ninguna duda el primer ministro belga lo tiene. M.B.: Pasados los efectos más nocivos de la crisis económica, Bruselas le da a Portugal cuatro años para cumplir los criterios del Pacto de Estabilidad y Crecimiento y así reducir el deficit al 3% previsto. ¿Es realista este plazo? ¿Es una obligación para el gobierno portugués? J.S.: Creo que este plazo es realista pero me gustaría empezar por decirle una cosa; los efectos más nocivos de la crisis han pasado para algunos y para otros, no. Debemos ser conscientes de que el deber de todos los estados es comprometerse en el crecimiento y en el empleo. Esa es la prioridad. Y no hay otra. Después de eso podemos empezar a reducir el déficit público para devolver la confianza a los mercados internacionales y asegurar la consistencia de nuestras cuentas públicas. Pero lo más importante que debo decirle en este momento es que la Unión Europea tiene una política de continuidad de los planes de relanzamiento presupuestario hasta el fin de la crisis y la crisis no ha terminado todavía, no hay más que ver las cifras de empleo en toda de Europa. No podemos dejar a nuestros conciudadanos en una situación de paro, tenemos que seguir con los planes de relanzamiento, es decir, haciendo inversión pública para crear empleo. M.B.: Pero ¿durante cuanto tiempo cree usted que, por ejemplo Portugal, va a seguir con una tasa de paro de dos cifras? J.S.: Ya hemos comenzado el camino del relanzamiento en Portugal. En los dos últimos trimestres hemos tenido un crecimiento positivo en comparación con los trimestres precedentes pero todavía no ha tenido impacto en el empleo. Mi punto de vista es que durante el año 2010 van a empezar por fin a recuperarse empleos. La principal prioridad en mi ánimo es seguir haciendo lo que el Estado debe hacer en este momento, es decir, sostener la dinámica económica para recuperar el empleo. M.B.: Portugal acaba de organizar la Cumbre Iberoamericana cuyo lema era Innovación y Conocimiento. ¿Qué importancia tiene para un país como Portugal una reunión como esta? J.S.: La cumbre ha permitido dos cosas: en primer lugar discutir sobre la crisis y sobre la respuesta de los estados a esta crisis así como la identificación de los puntos sobre los cuales podemos ponernos de acuerdo en la reforma de las instituciones mundiales y quiero decir, de todas las instituciones, Banco Mundial, FMI, … hay muchos cambios por hacer en la regulación económica mundial. ¿Cual es el secreto de exito económico en una sociedad? Yo diría que es el conocimiento, la innovación, la tecnología. Portugal, por ejemplo ocupaba el decimocuarto o decimosexto en la lista de los servicios públicos accesibles por Internet por su disponibilidad y sofisticación y en este momento estamos en primer lugar. Esto quiere decir que hemos hecho una reforma muy rápida de los servicios públicos en solo cuatro años. lo que nos ha permitido colocarnos en vanguardia. Hoy todos nuestros niños aprenden inglés desde que llegan al colegio. Todos los niños de Portugal, no se si usted lo sabe, tienen aceso a un ordenador, sean ricos o pobres, del interior del país o de la costa. Por eso tenemos la esperanza de convertirnos en un pais en donde se hable mejor inglés y donde se manejen todas las tecnologías de la información y de la comunicación. Y si le doy estos ejemplos es para decirle que es con proyectos como estos con los que se puede desarrollar y cambiar muy deprisa una sociedad para un crecimiento económico sostenible.