Última hora

Última hora

Las discrepancias sobre honduras marcan la clausura de la XIX cumbre Iberoamericana

Leyendo ahora:

Las discrepancias sobre honduras marcan la clausura de la XIX cumbre Iberoamericana

Tamaño de texto Aa Aa

La crisis en Honduras divide a la familia iberoamericana, que ha sido incapaz de cerrar la cumbre de Estoril con una declaración común al respecto. El presidente Brasileño, Lula da Silva, ha reiterado que nunca reconocerá el resultado de las elecciones convocadas por los golpistas en este país centroamericano. La misma postura defienden los grandes ausentes de la cita, como los presidentes de Venezuela, Bolivia o Nicaragua, que exigen la restitución de Manuel Zelaya en el poder.

Colombia y Costa Rica han reconocido la holgada victoria de Porfirio Lobo en las presidenciales. España afirma que no lo hará, pero añade que tampoco puede ignorar el resultado. A falta de una declaración conjunta sobre este punto, el anfitrión de la cita, el primer ministro portugués, ha condenado el golpe en nombre de todos y ha llamado al diálogo a las fuerzas políticas hondureñas: “Tras horas de intensas negociaciones decía José Socrates hemos llegado a un consenso, eso creo…” Presente en Estoril, nuestra compañera María Piñeiro lo resumía así: “Sin consenso sobre Honduras y tampoco sobre el clima, uno de los asuntos que deberían haber centrado las conversaciones de los países iberoamericanos en esta cumbre de Estoril, cuando faltan apenas unos días para que empiece en Copenhague la conferencia de la ONU sobre el cambio climático”. Tal vez presintiendo el desencuentro, activistas de Greenpeace colgaron el lunes dos gigantescas pancartas en la Torre de Belem, en Lisboa, para pedir a los líderes iberoamericanos que adopten medidas claras y ambiciosas para luchar contra el cambio climático. Las pancartas no tardaron en ser retiradas.