Última hora

Última hora

Afganistán: tropas estadounidenses a falta de ejército propio

Leyendo ahora:

Afganistán: tropas estadounidenses a falta de ejército propio

Tamaño de texto Aa Aa

Más soldados estadounidenses sobre el terreno para aislar a los talibanes y para asegurar el espacio necesario para el entrenamiento de las fuerzas afganas. La estrategia de Estados Unidos en Afganistán solo será eficaz si consigue confiar la seguridad a los afganos.

Un analisis compartido por todos, incluso en las calles de Kabul. “Más tropas extranjeras en Afganistán no cambiarán nada. Todo seguirá como siempre. Sería mejor reforzar a los afganos, al ejército y a la policía, porque cada país es reconstruído por su propio pueblo”. La formación de las fuerzas de seguridad es un requisito imprescindible para encarar una retirada de tropas prevista para dentro de 18 meses. Hoy por hoy el ejército afgano tiene solo cien mil hombres. El ministerio de Defensa afgano quiere pasar a 150.000 de aquí a un año. Algo difícil a la vista de las cifras de desertores : 10.000 de los 94.000 soldados ya formados / según el Estado Mayor de la OTAN en Afganistán. La policía tiene grandes dificultades para reclutar miembros en un país arrasado por el analfabetismo y la falta de cuadros como consecuencia de la guerra. Necesita pasar de 97.000 miembros a 160.000. Algo difcíl habida cuenta además de que son el blanco más fácil para los talibanes y todo ello por 113 euros al mes. Corrupción y toxicomanía hacen aún más difícil el reclutamiento. Elementos todos que ayudan a una valoración desde Kabul hecha por el especialista en relaciones internacionales Haroon Mir: “Necesitamos sin duda alguna la presencia estadounidense en Afganistán para apoyar a las fuerzas afganas … y durante bastante tiempo, probablemente por otra década”. El cultivo del opio, del que Afganistán tiene el 92 % de la producción mundial, está también en el corazón de la corrupción de los funcionarios y políticos, pero sobre todo en la insurgencia talibán”. Los talibanes recaudan 106 millones de euros al año desde 2005, una cifra importante especialmente comparada con los 191 millones de euros recibidos por Afganistan de la ayuda internacional en 2007. Para el ejército estadounidense y sus aliados el reto es ganarse el apoyo de los afganos, ser útiles para no ser vistos como una fuerza de ocupación, evitar a toda costa sufrir el mismo destino que el ejército soviético en los años ochenta.