Última hora

Última hora

Un borrador de resolución indigna a los países emergentes en la Conferencia de Copenhague

Leyendo ahora:

Un borrador de resolución indigna a los países emergentes en la Conferencia de Copenhague

Tamaño de texto Aa Aa

Como los árboles, las polémicas no dejan ver el bosque en la Conferencia de Copenhague. Por segundo día consecutivo, la controversia ha dominado la cita que se ha dado el mundo para luchar contra el cambio climático. El martes la manzana de la discordia fue un borrador de resolución elaborado por la presidencia danesa que se fija como objetivo reducir a la mitad las emisiones globales de gases de efecto invernadero para el año 2050 con respecto a 1990. Para ello, las economías desarrolladas deberán reducir sus emisiones un 80% y los países en vías de desarrollo deberán aceptar “picos” a partir de los cuales deberán reducir las emisiones: “No tiene validez alguna, es sólo un trozo de papel afirmaba el jefe negociador de la Comisón Europea. Sólo vale los que estamos discutiendo”.

Brasil y China han puesto el grito en el cielo porque estiman que es demasiado pronto para poner topes a quienes aún no se han desarrollado y porque exigen más ayuda económica a los estados ricos. El representante de Sudán, país que asume la presidencia del G77, ha calificado la aparición del borrador como “una grave violación que amenaza el éxito de las negociaciones que se están llevando a cabo en Copenhague”.

Para desesperación de los activistas presentes en la Conferencia, la polémica marca sus primeras jornadas. El lunes no se habló de otra cosa que de la supuesta manipulación de datos sobre el cambio climático realizada por algunos científicos británicos.