Última hora

Última hora

"No hay vacas sagradas en el gobierno búlgaro", Boyko Borisov

Leyendo ahora:

"No hay vacas sagradas en el gobierno búlgaro", Boyko Borisov

Tamaño de texto Aa Aa

La cuestión energética forma parte de la estrategia europea de Bulgaria. En efecto el primer ministro de ese país, Boyko Borisov, se mueve a tres bandas entre Rusia, Turquía y Europa. Borisov quisiera posicionar a su país en el centro de un gran tablero energético del que quiere aprovechar las ventajas del tránsito del gaseoducto ruso South Stream y de su rival europeo Nabucco. Pero esta estrategia puede revelar la división de este país entre su amistad con Rusia y los compromisos por su pertenencia a la Unión Europea. Sobre todo ahora que Bruselas critica a Bulgaria por el crimen organizado que quiere extender su poder al sector energético búlgaro.

P ¿Le preocupa a usted que haya cortes energéticos este invierno, concretamente en el suministro de gas y de que vuelva a producirse la situación del año pasado? R Es normal el preocuparse, porque ya hemos sufrido una experiencia parecida. Realmente deseo que las relaciones entre Ucrania y Rusia no se deterioren como ya sucedió el año pasado. En estos momentos estamos aumentando nuestras reservas energéticas y al mismo tiempo nos disponemos a poner en marcha una conexión de gas con Grecia. El objetivo es obtener gas en caso de penuria. P Si hubiera otra crisis entre Rusia y Ucrania, ¿podría Bulgaria hacer frente sin problemas a la situación? R Espero que podremos salir adelante. P ¿Por qué lo espera? ¿Acaso no está seguro? R No, todo dependerá simplemente de la duración de la crisis, si acaso hay una. P Su país tiene buenas relaciones con Rusia. ¿No es acaso paradójico de encontrarse en una situación como la del año pasado? R Es verdad que no es normal y por eso estimamos que la construcción de los gaseoductos Nabucco y el South Stream deberán resolver ese problema. P Usted ha mencionado esos dos gaseoductos: Nabucco y South Stream. Usted sabe que en la Unión Europea hay dos grupos de países que están en desacuerdo. ¿Cómo se sitúa su país frente a esos dos campos opuestos? R En este caso preciso disfrutamos de una posición estratégica entre Asia y Europa. En nuestra campaña electoral hemos declarado que el proyecto prioritario es Nabucco, considerando que participa la Comisión Europea. Estamos dispuestos a aportar 300 millones de euros. Así no hay problema en cuanto a Nabucco. En cuanto al de South Stream, en mis conversaciones con el primer ministro ruso Putin le he prometido que no nos opondremos a ese proyecto. Y, como usted acaba de decir, ya existe un acuerdo con el gobierno precedente, por consiguiente pensamos que ambos proyectos pueden ser realizados. P ¿Piensa usted que eso será fácil teniendo en cuenta el gran interés económico que tiene Rusia en el sector energético búlgaro? ¿Es factible que Bulgaria desarrolle una política energética independiente como acaba de subrayar manteniendo tanto el South Stream como el Nabucco? R Le repito que no tenemos ningún problema. Que tanto el Nabucco como el South Stream pueden desarollarse paralelamente cumpliendo nuestros intereses energéticos. P ¿Y qué me dice de los rusos? R No puedo expresarme por ellos. P De acuerdo pero usted ha recibido mensajes y señales por parte de los rusos y por parte de la Unión Europea. R No, no hay ni mensajes, ni declaraciones, nosotros trabajamos tal vez un poco más en South Stream, pero les he consultado también sobre Nabucco. Ellos responden que ambos proyectos no son incompatibles y no nos piden nada más. De hecho nos interesa que ambos proyectos se desarrollen. Ahora bien Nabucco es nuestra prioridad a causa de la Comisión Europea. P Y ese cheque de 300 millones de euros que debería venir de la Comisión Europea sobre la energía nuclear en Bulgaria, ¿ no es acaso fundamental para convencer a otros socios? R Seamos claros. Los 300 millones que nos han otorgado para el cierre de los reactores 3 y 4 de la central de Kozloduy son infinitamente poco, considerando que ambos reactores aportan al país entre 800 millones y 1.200 millones de euros al año. Por otro lado el tercer y cuarto reactor están completamente seguros y su duración de vida es de veinte año. Muchos países europeos han prolongado la vida de sus centrales nucleares y respetamos estrictamente las condiciones de la Unión Europea. Por eso los 300 millones de euros son importantes, pero repito nosotros hemos aportado mucho más. P Hay ciertas preocupaciones, siempre al nivel de la Comisión Europea, sobre el papel que juega el crimen organizado de Bulgaria en el sector de la energía. ¿Qué medidas piensa usted adoptar? R Ha habido acusaciones contra los responsables de grandes empresas energéticas, además de ex-ministros. Estamos hablando de decenas de millones de euros. En el sector energético no haremos ninguna concesión. En este momento están en curso las investigaciones, algunas están en la mesa del fiscal, y estoy seguro que a ese nivel judicial habrá también investigaciones complementarias en relación con las personas responsables de las centrales eléctricas y las minas de carbon, también en relación con los proveedores. Pero hace falta tiempo para que esas investigaciones cristalicen. Se han producido ya acusaciones seguidas de condenas. Es así que procederemos con el gobierno. P Cuanto tiempo se da usted para poner en marcha esa limpieza exigida por la Comisión Europea? R Todos los días, porque hay que hacer revisiones y demostrar que este gobierno no está cometiendo los mismos errores. Sobre todo considerando que no detendremos este proceso de transparencia. Luchamos para ganarnos la confianza de Europa y con este enfoque vamos a ganarla. P ¿Es que usted desconfía de alguien en particular de su gobierno? R No. No tengo ningún recelo sobre nadie. Pienso que no hay vacas sagradas en mi gobierno.