Última hora

Última hora

Decepción y caos general al término de la Conferencia sobre el cambio climático

Leyendo ahora:

Decepción y caos general al término de la Conferencia sobre el cambio climático

Tamaño de texto Aa Aa

“Acuerdo de mínimos” para unos, “paso atrás” para otros y “fracaso absoluto” para el resto. El compromiso de última hora que pretendía cerrar la Conferencia sobre el Cambio Climático en Copenhague no satisface a casi nadie y ha sido criticado con dureza en una noche interminable por los delegados de varios países en desarrollo. El pacto se fija como objetivo un aumento dos grados como máximo en las temperaturas medias del planeta en las próximas décadas. Sin embargo, no establece plazos ni cuantifica los recortes de las emisiones de gases de efecto invernadero de cada país.

“No voy a ocultar mi decepción sobre la naturaleza vinculante o no del acuerdo reconocía el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. En este punto concreto, el texto acordado hoy está muy por debajo de nuestras expectativas”.

El compromiso alcanzado entre los países industrializados y las economías emergentes que más contaminan el planeta no es vinculante. Llegó tras una reunión entre el presidente estadounidense y los mandatarios de China, la India, Brasil y Sudáfrica. Aunque lo tachó de insuficiente, Obama considera que es un avance significativo.

Para Greenpeace es una catástrofe: “Es un desastre afirmaba Pascal Husting, director de Greenpeace Francia. Básicamente, representa varios pasos atrás si se compara con Kyoto. No hay sustancia en este acuerdo. No hay ninguna referencia a la ciencia”.

En medio de la decepción general, hay quien confía en que la próxima cumbre sobre el clima en México sirva para enjuagar el mal sabor de boca que ha dejado Copenhague.