Última hora

Última hora

Día histórico para Rumanía

Leyendo ahora:

Día histórico para Rumanía

Tamaño de texto Aa Aa

El 21 de diciembre de 1989 fue el quinto día de sublevaciones de la poplación rumana en Timisoara. En una de sus últimas tentativas para recuperar su influencia sobre el pueblo, el dictador Nicolae Ceaucescu, en el poder desde 1965, convoca una conferencia masiva para condenar los acontecimientos de Timisoara. Pero a medida que habla, la multitud comienza a abuchearle.

Ceaucescu hace llamamientos a la calma, pero al final, abandona el balcón del comité central del Partido Comunista.

En pocas horas, una marea humana invade las calles de Bucarest. Los manifestantes bloquean las vías muy rápido y se comienzan a oir los tiros del ejército. Zoltan Andras se encontraba allí ese 21 de diciembre de hace 20 años.

“Estaba claro que el equilibrio del poder y toda la situación se había dado la vuelta. Allí, en el Boulevard Magheru, un montón de gente apareció de forma espontánea y cantaban todos juntos “Abajo Ceaucescu, abajo el comunismo, queremos libertad”.

Los manifestantes bloquearon las rutas a los enclaves estratégicos de la ciudad y no dudaron en enfrentarse a los carros de combate del ejército. 49 personas cayeron en los combates en el primer día de sublevación en Bucarest. Florin Iaru estuvo allí y fue encarcelado.

“El día 21, a las 12 de la mañana, fue el momento más maravilloso de mi vida. Es verdad que perdí a muchos de mis amigos en los enfrentamientos, pero cada año no puedo evitar el sentirme feliz por el hecho de que no fui cobarde”.

Los combates continuaron hasta bien entrada la noche. Por la mañana, centenares de miles de personas se reunieron espontáneamente en el centro de la capital. Ceaucescu reunió a su gabinete de crisis y declaró el estado de emergencia, pero era demasiado tarde. La multitud había invadido las instalaciones del Partido Comunista.

Al mediodía, el dictador y su esposa Elena huían en helicóptero desde el techo del edificio.

El régimen fue derrocado ese día. 6 días de revolución pusieron fin drásticamente a 24 años de régimen totalitario.

El matrimonio Ceaucescu fue arrestado, juzgado sumariamente y ejecutado tres días más tarde