Última hora

Última hora

La nieve provoca el caos en aeropuertos y carreteras de media Europa

Leyendo ahora:

La nieve provoca el caos en aeropuertos y carreteras de media Europa

Tamaño de texto Aa Aa

Inmobilizados bajo una manta de hielo y nieve. Así estaban los aviones en Malpensa. El aeropuerto milanés ha sido uno de los más afectados por la ola de frío que azota el norte de Italia. Este martes a mediodía Malpensa, así como los aeropuertos de Génova y Verona volvían a estar operativos, pero con importantes retrasos y cancelaciones, que han puesto a prueba la paciencia de los viajeros. “El primer vuelo lo perdimos debido al viento dice un joven inglés. El segundo fue cancelado y ahora el tercero va con retraso, pero esperamos poder volver esta noche a Londres”.

El aeropuerto de Frankfurt, el tercero de Europa, también recupera poco a poco el pulso, aunque luchando contra los retrasos acumulados. Ocho mil pasajeros se quedaron el lunes por la noche colgados y sin vuelo. Cinco mil pudieron ir a un hotel, pero otros tres mil pasaron la noche en sus salas de espera. También el aeropuerto Tegel de Berlín estuvo cerrado durante hora y media debido al hielo que cubría sus pistas.

Al otro lado del Canal de la Mancha la situación no es mucho mejor. Los principales aeropuertos de Gran Bretaña han permanecido abiertos, pero con muchas cancelaciones. Significativo el caso de la aerolínea Easyjet, que suprimió 150 de sus vuelos, la mayoría desde Luton, en Londres. “Vamos a ver qué nos dicen comenta un cliente de Easyjet, pero si no queda otro remedio volveré a casa y pasaré la Navidad con mi familia”.

Para paciencia, la que han tenido los 2000 automovilistas que pasaron la noche del lunes al martes bloqueados dentro de sus coches en el condado de Hampshire, en el sur de Inglaterra. Incómoda y cansada, una embarazada nos dice: “Mi coche está estropeado y estoy de ocho meses. La compañía de asistencia en carretera está cerrada. No puedo contar con ellos, así que estoy esperando que mi mamá venga a rescatarme”. Los servicios británicos de asistencia en carretera afirman que no habían trabajado tanto desde hace diez años.