Última hora

Última hora

¿Qué pudo haber fallado?

Leyendo ahora:

¿Qué pudo haber fallado?

Tamaño de texto Aa Aa

La seguridad aérea de nuevo amenazada tras el atentado frustrado que, el viernes, sufrió un avión de Delta Airlines poco antes de aterrizar en Detroit procedente de Amsterdam con 278 pasajeros a bordo.
 
La policía británica ha registrado el piso londinense en el que podría haber vivido el supuesto terrorista, un nigeriano que finalizó sus estudios de ingeniería en la capital británica el año pasado.
 
El hombre logró introducir en el avión material explosivo atado a la pierna que luego intentó detonar inyectando productos químicos con una jeringuilla.
 
“La seguridad en las zonas de embarque necesita ser reforzada puesto que los sistemas de control no detectan, sistemáticamente, este tipo de material. Estudiamos la posibilidad de controlar a cada pasajero a través de su olor y, afortunadamente, disponemos de material para ello, puesto que los detectores de metales no bastan para determinar si un pasajero se sirve de su cuerpo para disimular ese tipo de explosivos”, explicó Sally Leivesley, experta en anti-terrorismo.
 
Los principales aeropuertos europeos han incrementado las medidas de seguridad en los vuelos a Estados Unidos tal y como han solicitado las autoridades estadounidenses.
 
El FBI no descarta que el sospechoso actuara solo a pesar de que el joven nigeriano, hijo de un importante banquero, dijo haber obrado en nombre de Al Qaeda.
 
Abdul Faruk Abdulmutallab, así se llama, aparece en la lista del Gobierno estadounidense de sospechosos de terrorismo.