Última hora

Última hora

Tailandia deporta a 4.400 refugiados hmong, rumbo a Laos

Leyendo ahora:

Tailandia deporta a 4.400 refugiados hmong, rumbo a Laos

Tamaño de texto Aa Aa

Pese a la condena de la comunidad internacional, la operación comenzó en la mañana de este lunes, supervisada por unos 5.000 soldados.

Desde 2004 el ejército tailandés se encargaba de la vigilancia y cuidado de los miembros de esta etnia en el campo de refugiados de Huay Nam Khao, en la provincia de Phetchabun.

La parte inicial del traslado se ha efectuado en varios camiones militares, para después desplazarlos en un centenar de autobuses hasta la ciudad froteriza de Nong Khai. Una vez en Laos, su destino es el distrito de Paksane, en la provincia de Bolikshamsai.

Entre 1962 y 1975, la CIA entrenó y armó a más de la mitad de los hmong de Laos para que apoyasen a las tropas estadounidenses en Vietnam. 3.400 de ellos perdieron la vida en el conflicto. Otros 12.000 lo hicieron combatiendo contra el régimen comunista del Pathet Lao desde su llegada al poder en Laos en 1975. Muchos miembros de la etnia optaron por huir, acusando al gobierno de Laos de perseguirles, y se refugiaron en Tailandia.

Los hmong, originarios de las regiones montañosas del sur de China, son 5 millones en la actualidad. Tailandia acoge a unos 150.000, aunque la mayoría están en China, donde viven 3 millones. gualmente son numerosos en Vietnam y Laos.

Además, Estados Unidos acoge a unos 100.000 y también están presentes, aunque de forma más minoritaria, en Canadá, Australia, Alemania o Francia, a cuyo ejército apoyaron durante la Guerra de Indochina. Su presencia en Estados Unidos se ve reflejada incluso en la película Gran Torino de Clint Eastwood.

Los hmong han hecho público su temor ante esta deportación a Laos, ya que esperan represalias de las autoridades por haber combatido contra el régimen comunista del país o por ser familiares de veteranos de guerra que lo hicieron.

La decisión Tailandesa ha sido fuertemente criticada por la comunidad internacional. Sin embargo Bangkok les considera oficialmente inmigrantes clandestinos, y no refugiados, pese a que la ONU sí les reconoce como tal. El Gobierno de Laos por su parte ha asegurado que no perseguirá a los Hmong deportados.