Última hora

Última hora

España, al frente de la UE

Leyendo ahora:

España, al frente de la UE

Tamaño de texto Aa Aa

España ha tomado las riendas de la presidencia europea por cuarta vez en su historia. José Luis Rodríguez Zapatero tratará de brillar en el plano internacional y recuperar así apoyos entre la opinión pública de su país. Pero la tarea se anuncia difícil por dos razones, principalmente. 
 
La presidencia española es la primera que se desarrollará bajo el Tratado de Lisboa. En vigor desde el pasado 1 de diciembre, el texto resta poderes a las presidencias de turno.
   
La segunda razón es la profunda crisis económica que atraviesa España, algo que preocupa sobremanera a los españoles.
 
La economía va al relantí, con más de cuatro millones de parados y una tasa de desempleo superior al 18 por ciento. El sector de la construcción, antiguo motor de crecimiento, está en punto muerto.
 
La delicada situación que atraviesa España ha colocado a Zapatero en el centro de las críticas por su gestión de la crisis. En el poder desde 2004, tras ser reelegido en 2008, el líder del partido socialista pierde fuelle frente a la oposición conservadora.
 
Casi dos de cada tres españoles consideran importante la presidencia de su país de la UE, aunque un porcentaje similar reconoce que no se interesa demasiado por las informaciones relativas a la Unión. 
 
José Luis Rodríguez Zapatero deberá aprender a trabajar con uno de los dos nuevos puestos creados por el Tratado de Lisboa.
 
El presidente estable del Consejo Europeo, el belga Herman van Rompuy, será el que presida las cumbre europeas. Zapatero asistirá a ellas en calidad de presidente del Gobierno español. 
 
Catherine Ashton, la nueva jefa de la diplomacia europea, presidirá los Consejos de ministros de Exteriores de la UE. Mientras que el titular español de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, estará al frente de las reuniones informales.
 
En lo referente a la cumbre Unión Europea-Estados Unidos de mayo, Zapatero ya ha anunciado que estará en la foto junto a Barack Obama. Lo contemple o no el Tratado de Lisboa.