Última hora

Última hora

La amenaza de Al Qaeda en Yemen

Leyendo ahora:

La amenaza de Al Qaeda en Yemen

Tamaño de texto Aa Aa

Las áridas montañas yemeníes podrían haberse convertido en el nuevo santuario de los miembros de Al Qaeda.

Para ello, todas las condiciones parecen estar reunidas. Yemen es hoy el país más pobre de la Península Arábiga y su situación política es muy inestable.

Washington considera esta posibilidad como una seria amenaza.

El pasado 21 de diciembre, miembros de la organización terrorista realizaron una de sus raras apariciones públicas uniéndose a una manifestación anti gubernamental en el sur del país donde las tensiones secesionistas dominan la situación.

Una tentativa de Al Qaeda de hacerse con el apoyo de los separatistas que se encuentran fuera del control del gobierno al igual que el norte del país donde el ejército yemení lleva a cabo una dura guerra contra los rebeldes chiíes desde 2004.

Esta doble crisis fragiliza al gobierno. Una situación que beneficia, según los expertos, a Al Qaeda. Desde hace una década la organización ha perpetrado atentados en varias zonas del país contra intereses estadounidenses y occidentales.
Los miembros de Al Qaeda en Yemen proceden de Arabia Saudí, Irak, Pakistán además de Somalia.

Fue en Arabia Saudí donde se registraron los primeros movimientos de la organización terrorista en la Península Arábiga.

En 2003, se atribuyeron la autoría de tres atentados suicidas simultáneos contra varios edificios de un barrio residencial para extranjeros en Riad, la capital, provocando la muerte a 29 personas.

Unos años antes en Yemen miembros aislados de Al Qaeda atacaron el destructor estadounidense USS Cole.

Pero es sobre todo a partir de 2006 cuando Al Qaeda empieza a ser más activa. Ese mismo año 20 sospechosos de haber llevado a cabo el ataque contra el destructor norteamericano consiguen huir de prisión en Yemen.

Dos de esos hombres, volverán a organizar Al Qaeda en la Península Arábiga reforzando sus filas con nuevos combatientes.

En un vídeo, difundido en enero de 2009, se anuncia la fusión de las dos ramas de la organización, la saudí y la yemení. Juntas pasarán a denominarse AQPA, “Al Qaeda para la Península Arábiga”. Los ataques en toda la región volverán a empezar desde esa fecha.

Si los expertos difieren hoy sobre el número de miembros de la organización, todos coinciden en que esta nueva Al Qaeda debe ser considerada como una amenaza tanto para Yemen como para los occidentales.