Última hora

Última hora

La guerra de las ballenas pasa del mar a la esfera diplomática

Leyendo ahora:

La guerra de las ballenas pasa del mar a la esfera diplomática

Tamaño de texto Aa Aa

La lancha ecologista Ady Gil, de la ONG australiana Sea Shepherd, se hundió tras chocar con un ballenero japonés en el Océano Antártico mientras intentaba dificultar sus actividades pesqueras.

Los activistas, que han prometido la guerra, acusan al barco nipón de actuar deliberadamente, mientras que Tokyo defiende que la culpa fue los activistas, a los que considera “eco-terroristas”.

“Creemos que la colisión fue causada por la lancha ecologista – declaraba Akira Gunji, Viceministro japonés de Agricultura y Pesca -. Lamentamos lo ocurrido, pero nuestras misiones son legales y la repetida obstrucción que efectúa Sea Shepeherd es una actividad peligrosas. Podría poner en peligro no sólo material, sino también vidas”.

La guerra mediática también se ha desatado. Sin embargo Neva Zelanda, donde estaba registrado el Ady Gil, y Australia se han limitado a abrir sendas investigaciones tras llamar a la calma a ambas partes.

“Nos oponemos fuertemente a la pesca de ballenas y a la violencia en el mar. Creemos en el derecho a protestar, pero creemos en el derecho a protestar de forma pacífica”, explicaba Julia Gillard, Viceprimera Ministra australiana.

Australia rechaza por el momento enviar buques militares para vigilar la zona. Pese a que la caza comercial de ballenas está prohibida desde 1986, Japón continúa capturando cetáceos argumentando que lo hace con fines científicos.